Fabricio Alvarado pide a los costarricenses votar "por su familia" y Carlos Alvarado apela a la participación

Fabricio Alvarado durante la jornada electoral
REUTERS / JUAN CARLOS ULATE
Publicado 02/04/2018 0:13:07CET

SAN JOSÉ, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los dos candidatos en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Costa Rica, que se celebra este domingo, el pastor evangélico Fabricio Alvarado y el candidato de la izquierda, Carlos Alvarado, han ejercido ya su derecho al voto.

Fabricio Alvarado ha votado acompañado de su esposa, Laura Moscoa, y ha visitado varios centros de votación acompañado de un importante dispositivo de seguridad. El candidato conservador ha pedido a los costarricenses votar por "su familia y sus hijos" y repite así uno de los lemas de campaña. Además, ha criticado al Gobierno, al que ha reprochado que el país esté "estancado" en materia de seguridad y en materia económica.

Carlos Alvarado, por su parte, ha destacado que "el balance del día es muy positivo" y ha agradecido el trabajo de los interventores y colaboradores de campaña.

"No estamos contemplando una derrota, estamos trabajando con mucha fuerza para ganar y lo seguiremos haciendo hasta el último momento. Pero para eso necesitamos dos cosas: que quienes no lo han hecho salgan a votar y todos los demás salgan a convencer", ha argumentado.

Mientras, el Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica (TSE) ha informado de que la jornada se desarrolla de forma "relativamente tranquila" y ha dado cuenta de unas 80 denuncias, calificadas como inconvenientes menores.

"No hemos tenido ningún incidente de importancia ni en las juntas receptoras de votos, ni en los centros de votación como tal", ha afirmado el director de Registro Electoral del TSE, Héctor Fernández. "No ha sido necesario dictar una medida cautelar", ha añadido, según recoge el portal de noticias crhoy.com.

Las principales denuncias que ha recibido el TSE a través de la línea telefónica habilitada se deben a propaganda y accesibilidad a los centros de votación, principalmente por la falta de rampas para personas con discapacidad. Además, sumaron cuatro denuncias de personas a los que sus empleadores no estaban dando permiso para ir a votar.