La falta de ayuda deja sin ir a la escuela a niños afectados por el corrimiento de Freetown

Foto de archivo de familias tras el corrimiento de tierras de 2017
REUTERS / AFOLABI SOTUNDE
Publicado 18/02/2018 10:09:41CET

DAKAR, 18 Feb. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Los supervivientes del devastador corrimiento de tierras en Sierra Leona de 2017 están teniendo muchas dificultades para mantener a los niños en las escuelas, ante el descenso de la ayuda y a que muchos de ellos se están quedando sin trabajo, según han denunciado las ONG.

A mediados de agosto del año pasado, más de 500 personas murieron y 3.000 se quedaron sin hogar cuando la ladera de una montaña colapsó cerca de la capital del país, Freetown. Fue uno de los corrimientos de tierra más mortíferos de África en décadas.

Según la ONG Street Child, casi la mitad de las familias afectadas no tienen ninguna fuente de ingresos, mientras que antes del suceso el porcentaje no superaba el 5 por ciento. De acuerdo con la investigación que publicada esta semana la ONG, casi cuatro de cada diez familias de las 300 estudiadas han admitido que se han visto obligadas a sacar a sus hijos de la escuela o están pensando en hacerlo porque no pueden hacer frente al pago de las tasas.

"Si el suceso acaba restringiendo el acceso a la educación en Freetown, estos niños sentirán el impacto negativo a lo largo de toda su vida", ha destacado el representante en el país del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Hamid El-Bashir.

Desde el corrimiento de tierras, muchas familias dependen de la ayuda de las ONG para cubrir los gastos escolares. Esto implica que muchos niños verse obligados a abandonar su educación si se reduce la financiación de las organizaciones. Las ONG han puntualizado que el Gobierno clausuró los campos de emergencia el pasado noviembre y la mayor parte de los programas de ayuda finalizaron por aquel entonces.

"Cuando los fondos se acabaron, el trabajo se detuvo, y todavía queda mucho por hacer", ha criticado Eric Hubbard, miembro de los Servicios de Ayuda Católicos, una agencia humanitaria que quiere mejorar los sistemas de alcantarillado para evitar que otro suceso similar tenga lugar en una zona donde las inundaciones son habituales.

Hubbard ha explicado que, aunque el Gobierno haya instado a la gente a que abandone la zona, algunos se han resistido porque no tienen oportunidades de trabajo o contactos en otros lugares.

El portavoz de la Cruz Roja de Sierra Leona, Abu Bakarr Tarawallie, ha explicado que la ONG ha extendido su programa de ayuda económica a los supervivientes hasta junio y que espera que sus necesidades más urgentes estén cubiertas para ese momento pero que, sin embargo, la zona seguirá necesitando asistencia.