La familia de un comandante de Libia reclamado por el TPI exige su liberación y dice que es "un héroe"

Publicado 08/03/2018 17:50:58CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La familia de Mahmud al Werfalli, un miembro de las fuerzas de élite del Ejército Nacional Libio (ENL) que comanda el mariscal de campo Jalifa Haftar y que está perseguido por el Tribunal Penal Internacional (TPI), ha reclamado este jueves su liberación y ha destacado que se trata de "un héroe".

"El arresto de Mahmud es grave e inaceptable, ya que puso su vida en peligro durante la 'Operación Dignidad' mientras otras ciudades respaldaban el terrorismo", ha dicho la familia en un comunicado, en referencia a la operación encabezada por Haftar contra las milicias islamistas en Benghazi.

"Ahora, los héroes como Mahmud que combatieron en la 'Operación Dignidad' son encarcelados", ha señalado, antes de rechazar la órden de arresto emitida por el TPI, según ha informado el diario local 'The Libya Observer'.

El lunes, hombres armados de la Fuerza Saiqa bloquearon varias carreteras de Benghazi, incluida la que lleva al aeropuerto, en el marco de sus protestas para lograr la liberación de Al Werfalli y otros miembros del organismo detenidos.

Interpol emitió a finales de febrero una alerta roja contra Al Werfalli, al tiempo que detalló que "está buscado por las autoridades judiciales del TPI", agregando que se le busca por "siete cargos de asesinato como crimen de guerra".

Al Werfalli está buscado desde agosto de 2017 por el TPI, que emitió una orden de captura en su contra por la matanza de al menos 33 personas en distintos incidentes ocurridos entre el 3 de junio de 2016 y el 17 de julio de 2017 en la ciudad de Benghazi y sus alrededores, en lo que serían crímenes de guerra.

La fiscal jefe del TPI, Fatou Bensouda, reiteró su llamamiento al comandante Haftar a que entregara a Al Werfalli después de que saliera a la luz un vídeo en el que presuntamente se le mostraba ejecutando a diez prisioneros con los ojos vendados en el escenario de un atentado con coche bomba el mes pasado en Benghazi.

La Fiscalía del TPI investiga el caso libio desde 2011 por mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ya que Libia no forma parte del Estatuto de Roma, tratado que da vida al alto tribunal.

Libia está sumido en el caos desde la caída del Gobierno de Muamar Gadafi en 2011. Un gran número de grupos armados se disputan el control del territorio mientras el Gobierno de unidad nacional surgido en 2015 trata de imponer su autoridad.