Los familiares de la fallecida periodista de EEUU Marie Colvin acusan a Damasco de "asesinato" y piden una indemnización

Un hombre sostiene una fotografía de la periodista de EEUU Marie Colvin
REUTERS
Publicado 11/04/2018 6:19:03CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los familiares de la periodista estadounidense Marie Colvin, fallecida hace cuatro años mientras cubría la guerra de Siria, han acusado al Gobierno sirio de "asesinato" y han pedido una indemnización por lo que consideran una "ejecución extrajudicial" que buscaba silenciar a la corresponsal por su trabajo.

En una denuncia presentada ante un tribunal de distrito de Estados Unidos, la hermana de la periodista, Cathleen Colvin, exige una compensación a Damasco por lo que ha descrito como la "ejecución extrajudicial" de la reportera, que murió en febrero de 2012 en la provincia de Homs junto al fotógrafo periodista Remi Ochlik cuando la vivienda en la que se encontraban fue alcanzada por un bombardeo.

El abogado de la familia, Scott Gilmore, ha indicado que los documentos presentados incluyen pruebas de que el Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, había identificado a "profesionales del sector mediático como objetivos desde que comenzó el conflicto".

Un disidente ha señalado que algunas de las personas involucradas en el ataque contra la periodista, que trabajaba para el diario 'Sunday Times', recibieron compensaciones y que un líder de una milicia local recibió un coche nuevo.

Paul Conroy, un fotoperiodista británico que resultó herido en el ataque, ha manifestado que había sido advertido con antelación de que el Gobierno sirio había dado órdenes de "matar a cualquier periodista occidental hallado en Homs" pero que tanto él como Colvin habían decidido continuar trabajando "para exponer la verdad de lo que estaba pasando en el interior de Siria".

El ataque, según familiares y colegas, tuvo lugar después de que Colvin acusara al Gobierno sirio de bombardear "a civiles muertos de hambre y de frío". Damasco, por contra, señaló que la periodista se encontraba fuera de territorio controlado por el Ejército sirio -- por lo que estaba violando la ley nacional -- y que el bombardeo tenía por objetivo a "grupos terroristas de la zona".

Contador