Las familias atrapadas por el alud en Guatemala murieron asfixiadas

 

Las familias atrapadas por el alud en Guatemala murieron asfixiadas

Tareas de rescate tras el alud en el sur de Guatemala
CONRED
Actualizado 06/10/2015 2:05:38 CET

SANTA CATARINA PINULA (GUATEMALA), 6 Oct. (Reuters/EP) -

Familias enteras quedaron atrapadas en sus casas por el alud que sepultó una humilde villa en Guatemala y, aunque trataron de escapar, murieron asfixiadas bajo toneladas de tierra y lodo en la peor tragedia del país centroamericano en una década.

Con casi un centenar de excavadoras, equipos de rescate seguían este lunes buscando cuerpos en el caserío El Cambray II, donde en cuatro días han extraído 147 cadáveres, según datos del Ministerio Público guatemalteco. Aún 300 personas siguen desaparecidas por el gigantesco deslave provocado por las persistentes lluvias en la zona.

Los trabajos se han vuelto más peligrosos porque tuvieron que practicar agujeros en forma de embudo de hasta doce metros para llegar a los techos de las viviendas y sacar los cuerpos, tal y como ha explicado a la agencia Reuters uno de los líderes de las tareas de emergencias.

"Hemos encontrado familias completas", ha indicado Sergio Cabañas, un oficial del comando de incidentes de la Coordinadora Nacional de Desastres (Conred) del gobierno. "La mayoría las hemos encontrado juntas; esto quiere decir que iban a hacer alguna forma de evacuación pero lamentablemente no les dio tiempo", ha detallado.

Hasta ahora no se han hallado supervivientes de la catástrofe que sacudió a Santa Catarina Pinula, un municipio a pocos kilómetros de la capital, y las esperanzas de encontrar alguna persona con vida bajo los 120.000 metros cúbicos de tierra que cayeron en la boscosa quebrada son casi nulas.

"Algunos (murieron) por aplastamiento, algunos por asfixia y otros tal vez por no resistir. Prácticamente la muerte es por paro cardíaco", ha agregado Cabañas.

Las lluvias en las últimas horas están dificultando la búsqueda y en la mañana del lunes hubo dos deslizamientos de tierra que desataron el pánico entre los equipos de emergencia, aunque no hubo heridos.

El Gobierno ha declarado tres días de luto nacional por la tragedia y buscará reubicar a las familias que todavía viven en el cerro que se desprendió, para evitar nuevos incidentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies