Las familias blancas ingresan en Sudáfrica seis veces más que las de raza negra

Actualizado 30/10/2012 19:27:53 CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Dieciocho años después del fin del apartheid, Sudáfrica sigue registrando importantes desigualdades económicas entre negros y blancos, como ha quedado de manifiesto en su último censo, que sitúa los ingresos anuales de una familia de raza blanca seis veces por encima de los de otra de raza negra.

El censo correspondiente a 2011 cifra en 52 millones el número de habitantes de Sudáfrica --siete millones más que hace una década--. De este total de población, un 79 por ciento es de raza negra, lo que mantiene a este colectivo como mayoritario en un país que aún arrastra marcadas diferencias.

De media, cada año un hogar de la minoría blanca ingresa 365.000 rands (unos 32.500 euros), lo que les sitúa por encima de los indios, que suman anualmente 251.000 rands (22.400 euros), y los negros, cuyos hogares ingresan 60.600 (5.400 euros) de media, según datos recogidos por la radiotelevisión pública británica BBC.

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha lamentado que la población negra siga estando a la cola en cuestión de ingresos, pese a que en la última década estos hogares han logrado incrementar sus ganancias un 170 por ciento, estadísticamente.

Zuma ha declarado que, pese a los "grandes avances" logrados desde el fin del apartheid, la mayoría negra sigue sufriendo como ninguna otra comunidad "la pobreza, el desempleo y la desigualdad". "Queda mucho por hacer para mejorar la vida de nuestra gente, especialmente en cuanto a las importantes disparidades que persisten entre ricos y pobres", ha añadido.

DATOS

En Sudáfrica, el grupo de edad más numeroso es el de los niños menores de cinco años, que engloba a once de los 52 millones de habitantes. El director ejecutivo del servicio de estadísticas sudafricano, Diego Iturralde, ha enmarcado este rejuvenecimiento de la población en el incremento de la natalidad por la reducción del número de casos de sida.

Más de tres millones de niños, casi el cuatro por ciento, son huérfanos, según los datos publicados este martes.

El censo dibuja una Sudáfrica lastrada por el desempleo, con una tasa cercana al 30 por ciento, pero cada vez más formada y con mayor acceso a suministros básicos. Un 57 por ciento de los hogares cuenta ya con cisterna en los baños, mientras que un 84,7 por ciento tiene suministro eléctrico.

El número de sudafricanos que ha terminado estudios universitarios representa el 11,8 por ciento, por encima del 8,4 por ciento registrado en 2001.

En cuanto al acceso a la telefonía móvil, las líneas alcanzan ya al 90 por ciento de la población, casi el triple de los datos que contemplaba el censo de hace diez años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies