FARC y ELN ratifican su voluntad de "sacar la violencia de la política"

La cúpula de las FARC y el ELN
TWITTER DE 'TIMOCHENKO'
Publicado 11/05/2017 18:58:57CET

Las guerrillas quieren hacer de esta cita en la capital cubana un "mecanismo permanente" para lograr la paz en Colombia

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) han ratificado este jueves su voluntad común de "sacar las violencia de la lucha política" y situar los derechos de las víctimas "en el corazón de la búsqueda de la paz", tras la reunión que las cúpulas de ambas guerrillas han celebrado esta semana en La Habana, la primera con el visto bueno del Gobierno colombiano.

Los máximos jefes de las FARC y el ELN, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', y Nicolás Rodríguez Bautista, alias 'Gabino', han emitido un comunicado conjunto que han leído desde la capital cubana, donde llevan reunidos junto a sus respectivos equipos desde el lunes en lo que han denominado "un diálogo conjunto por la paz".

El objetivo es "sumar fuerzas por la solución política del conflicto colombiano", a pesar de las diferencias entre ambas guerrillas, tanto estructurales como ideológicas, que han hecho imposible que el deseo del presidente, Juan Manuel Santos, de celebrar un solo proceso de paz se realizara.

"Encontramos que, pese a la disparidad de los avances de las dos mesas de conversaciones entre la insurgencia y el Gobierno del presidente Santos, mantenemos objetivos comunes, con caminos diversos pero complementarios, como el de buscar que la sociedad tenga una función protagónica en el logro de la paz, con cuya fuerza va a ser posible imponer una salida no violenta a siete décadas de confrontación, en contravía de la élite que persiste en ella", han señalado.

Ambos grupos armados han defendido que el proceso de paz debe provocar "una democratización de Colombia, en la que saquemos la violencia de la lucha política para que desde ya todos demostremos compromisos simultáneos con los acuerdos, y los avances sean resultado de esfuerzos bilaterales, dentro del entendido de que llegaremos a la paz por medio de realizar transformaciones que traigan equidad y dignidad a los colombianos".

En concreto, han enfatizado que los derechos de las víctimas deben estar "en el corazón de la búsqueda de la paz para que haya una verdad plena sobre estos 70 años de tragedia nacional que permita a los gobiernos, las clases dominantes y a la insurgencia asumir sus responsabilidades, en dirección a resolver las causas que generan este conflicto social, político y armado".

"Buscaremos que el presente esfuerzo por la solución política comprometa a las distintas fuerzas que participan en el debate hacia las elecciones (presidenciales) de 2018 y trataremos de evitar que los llamados a la guerra que hace la extrema derecha nos hagan reversar este impulso por el logro de un nuevo país con equidad", han dicho.

En este sentido, han hecho un llamamiento "a todas las comunidades a seguir defendiendo la vida y el territorio, y a no dejar prosperar la persecución, que pretende cerrar el paso a las fuerzas políticas alternativas, comprometidas con la paz, la justicia social y la dignidad de todos".

FARC y ELN se han mostrado seguros de que "la mayoría de colombianos conquistará, por encima de la tozudez de los sectores del poder que se oponen a la paz, la solución política avanzando en la mesa con el ELN y en la implementación de los acuerdos de paz de La Habana para iniciar la derrota para siempre de la violencia, la exclusión y el empobrecimiento de las mayorías nacionales".

CUMBRE GUERRILLERA

Los miembros del Secretariado de las FARC --a excepción de 'Timochenko', que se encuentra en La Habana desde la firma del acuerdo de paz con el Gobierno, el pasado 24 de noviembre-- y del Comando Central del ELN, incluido 'Gabino', viajaron el fin de semana a La Habana para dar inicio el lunes a esta inusitada cumbre guerrillera.

Se trata del primer encuentro oficial entre las guerrillas colombianas, aunque han tenido contactos informales en los últimos años relacionados con el proceso de paz. En público solamente se dejaron ver el pasado mes, cuando los negociadores de las FARC sorprendieron a sus homólogos del ELN con una visita en Quito.

Los insurgentes han aprovechado el comunicado conjunto emitido este jueves para reconocer la disposición del Gobierno a facilitar el encuentro en la capital cubana y han avanzado que quieren mantenerlo "como mecanismo permanente de coordinación y diálogo conjunto para la paz con justicia social".

Las FARC ya han firmado la paz con el Gobierno y ahora las partes se centran en la implementación del acuerdo, que atraviesa una fase crucial: la relativa a la desmovilización y el desarme de los 7.000 combatientes que forman parte de la guerrilla, que deberá completarse hacia el 1 de junio.

En cambio, el proceso de paz entre el Ejecutivo y el ELN arrancó el pasado 7 de febrero tras casi un año de parálisis por la negativa de los insurgentes a liberar a todos los rehenes que tienen en su poder. De momento, las partes solo han acordado buscar avances concretos en el campo humanitario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies