Fernández Díaz espera este martes un acuerdo "en dos fases" para el reparto de 120.000 refugiados

Actualizado 22/09/2015 15:23:24 CET

BRUSELAS, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha mostrado optimista sobre las posibilidades de que los Veintiocho logren este martes un acuerdo para el reparto dentro de la UE de 120.000 demandantes de asilo llegados a Italia y Grecia; y ha explicado que la reubicación se produciría "en dos fases", ya que se dejaría para un segundo año de aplicación del programa la acogida de 54.000 de estos inmigrantes.

La propuesta inicial diseñada por la Comisión Europea planteó la reubicación de 120.000 refugiados llegados inicialmente a Italia, Grecia y Hungría. Sin embargo, la negativa de Budapest a formar parte de este programa como beneficiario ha obligado a modificar las líneas de negociación.

Así, la última propuesta de acuerdo sobre la mesa de los Estados miembros contempla la reubicación de 66.000 demandantes de asilo en una primera fase y, en un segundo año, dar acogida a los 54.000 inmigrantes restantes, que correspondería al cupo previsto inicialmente para ayudar a Hungría.

"Creo que podemos llegar a un acuerdo. Si no es por unanimidad, será por mayoría cualificada, pero en todo caso lo que sí parece evidente es que ese acuerdo va a ceñirse a un programa para reubicar a 120.000 refugiados", ha explicado el ministro en declaraciones a la prensa en Bruselas, a su llegada a la reunión extraordinaria con sus socios europeos.

Los ministros de Interior de la UE fracasaron la semana pasada en un primer intento por pactar este programa, sobre todo por las reservas de los países del Este a aceptar un sistema que impusiera cuotas obligatorias para los Estados miembros.

El texto sobre el que trabajan los ministros no hace referencia a la obligatoriedad de la medida, si bien crea una base legal "vinculante" para la aplicación del programa, según fuentes europeas.

Fernández Díaz ha expresado a su llegada que España contribuirá con "una actitud solidaria, constructiva y positiva" en la negociación. "Consideramos que es un deber humanitario acoger a estos refugiados, que huyen del horror, de la guerra y del terrorismo", ha indicado el titular español de Interior.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy ya ha dejado claro que acepta la cuota de 14.931 demandantes de asilo que Bruselas le atribuyó en el reparto del programa, si bien el hecho de que Hungría deje de ser país benefactor del programa y pase a ser país receptor debería traducirse en una leve reducción de la cuota para España y para el resto de Estados miembros, ya que el Gobierno de Víktor Orban debería aceptar un número de plazas de acogida.

"Nosotros, en ningún momento hemos cuestionado , ni vamos a cuestionar las cuotas de integración de acogida de refugiados que nos asigne la Comisión Europea", ha asegurado el ministro.

Las plazas que le correspondan de este programa a España como resultado de la negociación, deberán sumarse a las 1.300 que aceptó del primer programa pactado para reubicar en la UE a 40.000 demandantes de asilo, en lugar de los 4.288 que le pidió inicialmente Bruselas. En la práctica, los Estados miembros se han comprometido de momento a ofrecer plazas para 32.000 inmigrantes y se han dado de plazo hasta diciembre para alcanzar el objetivo total.

Para la acogida de los primeros demandantes de asilo registrados en el primer plan, Fernández Díaz ha indicado que el programa estará operativo tan pronto como los centros de registro ('Hot Spot') para tomar los datos y huellas dactilares de los inmigrantes en Italia y Grecia estén "en condiciones de funcionar".

OPTIMISMO EN LA REUNIÓN

Tras el fracaso de la primera reunión extraordinaria celebrada hace una semana por los responsables europeos de Interior para buscar soluciones a la crisis de refugiados, los ministros han mostrado su optimismo a la llegada de su segunda cita, este martes también en Bruselas.

Las delegaciones han preparado en reuniones continuas durante los últimos días, a nivel técnico y de embajadores, para flexibilizar la propuesta inicial y convencer a los países más reticentes, entre ellos Hungría y Rumanía.

El ministro de Interior luxemburgués, Jean Asselborn, que modera las negociaciones por ejercer la presidencia de turno de la UE, ha asegurado a su llegada al encuentro que la última oferta de acuerdo es "más equilibrada" y ha confiado en que ello favorezca el acercamiento entre los países.

Por su parte, el ministro francés, Bernard Cazeneuve, se ha mostrado "determinado" a lograr el consenso y contar con un acuerdo "fuerte". Para ello, ha dicho el ministro galo, "es imperativo y necesario" que la decisión incluya la puesta en marcha previa de 'Hot Spot' y también contar con un refuerzo de los medios para que la agencia europea para el control de las fronteras exteriores (Frontex) mejore su vigilancia.