Filipinas promueve una acción global más dura contra la trata de menores en Internet

Foto de archivo de niños jugando en la Bahía de Manila.
REUTERS / ROMEO RANOCO
Publicado 26/03/2018 11:50:46CET

MANILA, 26 Mar. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Para que Filipinas pueda acabar con la trata de menores con fines sexuales en Internet, Manila necesita que otros países tomen medidas más duras con los depredadores que pagan para ver por 'webcam' a niños sufriendo abusos, según una senadora filipina.

Filipinas es el epicentro del creciente negocio de la trata de menores cibernética, según han manifestado organizaciones como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Se obliga a muchos menores a participar en actos sexuales y son objeto de abusos y de violaciones por parte de familiares en frente de una 'webcam'.

Las autoridades filipinas reciben al menos 3.000 denuncias cada mes de países vecinos sobre posibles casos de abuso sexual a menores en Internet, ha declarado el Departamento de Justicia filipino.

La senadora Loren Legarda ha dicho que el país debe hacer cumplir de manera más eficiente su legislación contra la trata de personas con fines sexuales, pero que debe haber una acción global para detener estos abusos en Internet. "Los países desarrollados, desde donde se origina habitualmente la demanda para la explotación sexual de menores en Internet, deben poner de su parte", ha instado Legarda.

La política ha citado un caso reciente en Queensland, Australia, donde un hombre evitó la cárcel después de ser condenado por recibir imágenes explícitas de dos niñas filipinas de la madre de las mismas, pagando una multa de 500 dólares (403 euros).

"Esto exige la modificación de las suaves sentencias a las que sus leyes condenan a aquellos que abusan de los niños filipinos (...), que se aumenten las sanciones para que se disminuya la demanda", ha añadido la senadora, la primera mujer en acceder al cargo en el país.

Se estima que, al menos, 400.000 personas (una de cada 250) viven como esclavos modernos, según el Índice de Esclavitud Global de 2016 de la Fundación Walk Free. Filipinas es considerada como el epicentro regional para la trata de personas, con casos como los de los trabajadores domésticos explotados en los países del Golfo, la prostitución forzosa y la trata de menores con fines sexuales 'online'.

"Recibimos bastante ayuda por parte de Australia, Reino Unido, Alemania, Noruega y Estados Unidos en lo que concierne a perseguir el abuso sexual de niños por Internet (...) pero necesitamos más", ha dicho la secretaria adjunta del Departamento de Justicia, Juvi Manwong. "Es descorazonador ver cómo los depredadores sexuales reciben castigos suaves en otros países", ha añadido Manwong.

Filipinas debe llevar a cabo mayores campañas de concienciación sobre este delito, así como de promoción sobre su legislación contra el tráfico de personas para disuadir a los depredadores sexuales, alentar a los ciudadanos de a pie a denunciar y enseñar a los niños a protegerse mejor tanto en las redes como en el mundo real, según la senadora.

La Policía, la Fiscalía, las ONG y miembros del sector de la aviación de Ángeles, en el sur del país, una de las zonas más golpeadas por la trata de personas, unieron sus fuerzas la semana pasada para promover que en la ciudad se identifiquen a los traficantes, se impulse el apoyo a las víctimas y se mantenga a la gente segura. "Este negocio ilegal es una red compleja y combatirlo requiere de un esfuerzo común por parte de todos los sectores de la sociedad", según Legarta.