Los rebeldes comunistas matan a cinco policías y dos soldados en Filipinas en las últimas horas

Actualizado 10/05/2007 13:08:13 CET

MANILA, 10 May. (EP/AP) -

Los rebeldes comunistas del Nuevo Ejército Popular de Filipinas han matado en las últimas horas a cinco policías y dos soldados en dos ataques distintos cometidos ayer, según informaron hoy fuentes del Ejército.

En uno de los ataques, los insurgentes detonaron una mina y abrieron fuego contra un camión policial en la ciudad de San José, en la isla de Mindoro, situada en el sur del país, lo que dejó cinco policías fallecidos y otros cinco con heridas de diversa consideración. Según el portavoz regional del Ejército, coronel Rhoderick Parayno, los responsables fueron 30 rebeldes del Nuevo Ejército del Pueblo.

Los agentes de Policía se dirigían a vigilar un acto de campaña de un gobernador local que se presenta a las elecciones locales y al congreso del lunes, según indicó el jefe de la Policía Nacional, Oscar Calderon, que acusó a los rebeldes, que cuentan con unos 7.000 hombres, de intentar perturbar los comicios.

Los rebeldes, que afirman operar en el 70% de las 70 provincias filipinas, han sido criticados por obligar a los candidatos a pagar para hacer campaña en las zonas bajo su influencia. Tras el ataque, la gobernadora de Mindoro Occidental, Josephine Sato, que busca su reelección, pidió a todos los candidatos que rechacen la extorsión de los rebeldes comunistas y prometió seguir apoyando las operaciones contra la insurgencia.

En un ataque separado, el Ejército informó de que dos soldados murieron ayer cuando los rebeldes dispararon contra su vehículo en la localidad de Escalante, en la provincia de Negros Occidental, a unos 480 kilómetros al sureste de Manila.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies