Fiscalía de Ankara descarta iniciar un proceso legal contra Gül y Erdogan

El Primer Ministro Turco, Recep Tayyip Erdogan
REUTERS
Actualizado 13/07/2012 11:17:21 CET

ESTAMBUL, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Ankara ha descartado este jueves iniciar un proceso legal contra el presidente y el primer ministro de Turquía, Abdulá Gül y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, por el bombardeo perpetrado por las Fuerzas Aéreas turcas contra la localidad de Uludere (este), en la provincia de Sirnak, en diciembre de 2011, que se saldó con el fallecimiento de 34 civiles.

Esta decisión es la respuesta de la Fiscalía a la querella criminal presentada por el diputado del Partido Republicano del Pueblo (CHP) por Estambul Mahmut Tanal, quien es también miembro de la comisión parlamentaria sobre Derechos Humanos. En la misma se pedían responsabilidades de Gül, Erdogan y el jefe del Estado Mayor turco, Necdet Özel, por la muerte de los 34 civiles.

Sin embargo, la Fiscalía ha dicho que no tiene autoridad para iniciar una investigación contra Gül y Erdogan, aunque ha señalado que ha pedido todos los documentos necesarios para determinar la participación del Ejército y funcionarios en la facilitación de la información que llevó al bombardeo, según ha informado el diario turco 'Today's Zaman'.

El Ejército turco aseguró que había efectuado un ataque aéreo en la frontera entre Irak y Turquía contra un grupo de milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que intentaba entrar en el país para atentar contra las fuerzas de seguridad. Sin embargo, las investigaciones posteriores probaron que los fallecidos eran contrabandistas.

Tanal, miembro de la comisión parlamentaria para los Derechos Humanos, argumentó que el bombardeo fue ejecutado de forma deliberada a pesar de que los oficiales militares eran conscientes de que las personas fotografiadas por un avión no tripulado que sobrevolaba la zona no eran miembros del PKK, sino contrabandistas.

El contrabando es una importante fuente de ingresos en las provincias fronterizas con Irak, en las que muchos habitantes participan en el comercio ilegal de combustible, cigarros u otros productos procedentes de las aldeas fronterizas iraquíes.

CONTROVERSIA

El diario estadounidense 'The Washington Post' informó en mayo de que las autoridades estadounidenses notificaron a Turquía de que sus 'drones' habían "identificado hombres y animales" en dicha zona fronteriza. La localización, conocida como una ruta frecuentada por militantes del PKK, hizo que los funcionarios estadounidenses pasaran la información a sus homólogos turcos.

Los 'drones' estadounidenses abandonaron la zona tras enviar los movimientos de la caravana, dejando la opción de atacar en manos de las autoridades turcas, según una investigación interna del Departamento de Defensa. "Los turcos tomaron la decisión. No fue una decisión estadounidense", indicó un funcionario estadounidense.

Sin embargo, el Estado Mayor turco emitió un comunicado para desmentir estas informaciones y aseguró que los primeros datos de Inteligencia relacionados con el incidente fueron tomados por 'drones' turcos. Asimismo, manifestó que la información detallada había sido enviada a los organismos encargados de la investigación del suceso.

El Gobierno y el Parlamento turcos están llevando a cabo dos investigaciones independientes para esclarecer lo ocurrido y establecer quiénes son los responsables de la masacre de civiles.

En 2007, el Ejecutivo turco firmó un acuerdo con Estados Unidos para compartir información de Inteligencia respecto al PKK, abriendo la puerta a que las fuerzas de seguridad turcas pudieran monitorizar las actividades del grupo a través de fuentes de Inteligencia estadounidense.