Detenido el parado que había tomado dos rehenes en una oficina de empleo en París

Actualizado 17/10/2011 17:12:13 CET

PARIS, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El parado que mantenía retenidas a dos personas en una oficina de empleo en París para denunciar su situación ha sido detenido por la Policía tras entregarse, según informan los medios locales.

El hombre, Christian Denisot, de 45 años y parado de larga data, había irrumpido provisto de un arma, que resultó ser falsa, en la oficina del Pôle Emploi Beaumarchais, en el distrito XI de la capital, hacia las 11:30 horas y había retenido a la directora y a la subdirectora de la entidad.

Según ha indicado una fuente policial a 'Le Figaro', el secuestro de las dos mujeres ha terminado hacia las 14:30 horas después de que el hombre se rindiera tras negociar con la Policía. Las dos mujeres han sido liberadas ilesas. Previamente, una veintena de personas que estaban en la oficina habían salido sin problemas.

El secuestrador había llamado horas antes por teléfono al portal Rue89 para explicar los motivos de su actuación. "He tomado a dos rehenes en la agencia Pôle Emploi de Beaumarchais, en el barrio XI de París", señaló con voz tranquila pero decidida, según este medio.

El hombre había reconocido que su acción es "criticable" pero su "objetivo legítimo". En un correo electrónico posterior, había explicado que tenía retenidas a la directora y la subdirectora de la oficina, había precisado que lo que quería era denunciar "la precariedad y el desprecio del que es objeto" por la agencia de empleo.

Posteriormente, el secuestrador había llamado una segunda vez por teléfono, tras observar presencia policial en el exterior, para aclarar que no va a utilitar a los rehenes para protegerse "sino que vaciaré mi cargador para defenderme".

El secuestrador, un informático, había asegurado que no consigue "encontrar trabajo" por su edad y que no representa ninguna ideología política ni religión sino que es "un simple ciudadano con sus convicciones y su conciencia", precisa Rue89.

"Desde principios de los años 2000, como no pocos ciudadanos franceses, estoy en paro, pero desde hace unos años, he iniciado las últimas etapas que llevan a la precariedad", ha denunciado. "Mi edad se ha convertido, evidentemente, en un handicap seguro en mi búsqueda de empleo", ha lamentado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies