Francia revisará su Constitución en 2008

 

Francia revisará su Constitución en 2008

Actualizado 02/01/2008 14:10:29 CET

El nuevo texto prevé que el Parlamento autorice las operaciones militares en el exterior si superan los seis meses

PARIS, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Constitución francesa se ha modificado un total de 22 veces desde 1958 y lo hará una vez más en 2008. Entre las novedades del texto preparado por una comisión presidida por el ex primer ministro Edouard Balladur, figura la obligación de que el Parlamento autorice las operaciones militares en el exterior cuando duren más de seis meses.

Impulsada por el afán reformista del presidente, Nicolas Sarkozy, la modificación constitucional tiene por objetivo reescribir los artículos relativos al reparto de poder entre el presidente y el Gobierno de la República pero todo parece indicar que será el Parlamento el principal beneficiado.

Además de la luz verde a las misiones militares en el exterior, las dos Cámaras deberán dar su opinión sobre el uso que el presidente podrá hacer de los poderes excepcionales previstos en el artículo 16 del texto --relativo a su potestad para tomar medidas en caso de "amenaza grave" para la nación-- o sobre los nombramientos de especial trascendencia.

Además, el artículo 49-3, que permite adoptar un texto sin ser votado, sólo podrá usarse para el presupuesto y la ley de financiación de la Seguridad Social. Las dos Asambleas compartirán con el Gobierno la gestión del orden del día y discutirán los proyectos de ley tal y como fueron modificados y adoptados en comisión y no en su versión inicial.

Entre las 77 propuestas presentadas por la comisión Balladur figura la inscripción en la Constitución de los derechos de la oposición; el derecho del Parlamento de dirigirse a él mismo; el aumento del número de comisiones parlamentarias o la ratificación de la ampliación de la Unión Europea a través de un referéndum o de un Congreso parlamentario.

Otros asuntos, polémicos y difíciles de consensuar, siguen en suspenso, como la limitación de la acumulación de cargos o el escrutinio proporcional. La UMP, el partido de la mayoría gubernamental, es reticente a lo primero y rechaza abiertamente lo segundo.

El presidente Sarkozy se ha mostrado favorable a la prohibición de la acumulación de una función ministerial con cualquier otro cargo electo, lo que podría afectar a los más de veinte miembros del Gobierno que van a ir en las listas para las municipales de marzo.

SARKOZY, COMO BUSH

Otra medida que puede generar polémica es la posibilidad de que el presidente de la República pueda dirigirse a la Asamblea Nacional y al Senado.

El Partido Socialista no quiere ni oir hablar del asunto porque teme que el onmipresente Nicolas Sarkozy termine eclipsando del todo a un Gobierno al que con mucha frecuencia arrebata competencias.

Además, los analistas ven en ello el deseo del presidente de emular a su homólogo norteamericano exportando a Francia el famoso discurso sobre el estado de la Unión. Para reformar el texto constitucional se necesita una mayoría de tres quintos por lo que será obligatorio urdir un consenso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies