Kouchner asegura que París y Ankara seguirán reforzando lazos pese a no coincidir en temas como la UE

Actualizado 05/10/2007 20:16:14 CET

ESTAMBUL (TURQUIA), 5 Oct. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, aseguró hoy que París y Ankara seguirán trabajando para reforzar sus relaciones bilaterales a pesar de que no comparten los mismos puntos de vista sobre determinadas cuestiones, como el proceso de integración de Turquía en la Unión Europea (UE) o el reconocimiento del genocidio armenio.

"Nuestros dos países no pueden estar de acuerdo en cada cuestión, pero podemos trabajar mediante el diálogo, puesto que Turquía y Francia tienen mucho que compartir", aseguró Kouchner durante una rueda de prensa en Ankara junto a su homólogo turco, Alí Babacan.

En este sentido, el jefe de la Diplomacia gala señaló que Turquía era un "socio importante" para Francia, al tiempo que valoró que sendos países tienen una gran historia detrás y se conocen muy bien. Asimismo, indicó que su entrevista con Babacan había sido "muy constructiva" y que ambos habían sentado las bases de futuras conversaciones.

En la misma línea se expresó el ministro turco. "Estamos contentos de tener a Kouchner aquí en Turquía y creo que nuestros contactos de alto nivel jugarán un papel fundamental a la hora de mejorar nuestras relaciones bilaterales", vislumbró.

Respecto a la UE, con la que Turquía abrió oficialmente las conversaciones para su adhesión hace dos años y a la que Francia se ha opuesto con Nicolas Sarkozy como presidente, Babacan le dejó claro a Kouchner que Ankara está firmemente comprometida a integrarse en el club comunitario y que, para ello, seguirá implementando las reformas que sean necesarias para conseguirlo. Por ello, pidió a Bruselas que cumpla también con el compromiso que asumió en octubre de 2005.

Por otra parte, el ministro francés rechazó que el proyecto de ley sobre el genocidio armenio aprobado hace un año por la Cámara Baja del Parlamento galo constituya una "amenaza" para las relaciones con Turquía. "Hemos hablado de este tema y seguiremos hablando de ello, pero no pondrá en dificultades nuestra relación", subrayó.

Según dicha resolución, que debe ser confirmada aún por el Senado y el presidente Sarkozy, Francia penalizará la negación de la matanza de entre un millón y un millón y medio de armenios cometida por el Ejército otomano durante la Primera Guerra Mundial.

Finalmente, los dos ministros acordaron mejorar las relaciones bilaterales a nivel militar, político y económico, y se comprometieron a que el "Año de Turquía" en Francia en 2009 (el "Año de Francia" en Turquía fue en 2005) sea todo un éxito.

Antes de partir hacia Turquía, Kouchner había declarado al diario 'Milliyet' que el objetivo de su visita era la "normalización de relaciones" entre París y Ankara. El ministro galo concluirá su visita oficial con una entrevista con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan y el presidente de la República, Abdulá Gül.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies