Las Fuerzas Armadas turcas aseguran que han logrado rodear la ciudad siria de Afrin

Soldados turcos en Afrin, Siria
REUTERS / KHALIL ASHAWI - Archivo
Actualizado 13/03/2018 9:53:38 CET

ANKARA, 13 (Reuters/EP)

Las Fuerzas Armadas de Turquía y las fuerzas rebeldes aliadas han logrado rodear la ciudad siria de Afrin, en el noroeste de Siria, en el marco de su ofensiva para expulsar de la zona a los milicianos kurdos sirios de las Unidas de Protección Popular (YPG), según ha informado el Estado Mayor de la Defensa turco.

En un comunicado, las Fuerzas Armadas turcas han dicho que han logrado hacerse con varias áreas "de importancia crítica" en la región. El lunes, un portavoz del Gobierno turco aseguró que las Fuerzas Armadas turcas tienen en su poder la mitad de la región.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas pusieron en marcha la llamada operación 'Rama de Olivo', destinada a expulsar a los milicianos kurdos sirios de las Unidades de Protección Popular (YPG) de la región de Afrin.

El Gobierno turco considera que las YPG están vinculadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que define como grupo terrorista y contra el que lleva combatiendo desde hace décadas en el sureste de Turquía.

La semana pasada, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que las fuerzas turcas habían logrado cerca la localidad de Afrin y que se estaban aproximando a su centro pero posteriormente un portavoz de las YPG negó este extremo y aseguró que las zonas que Turquía decía que tenía controladas todavía estaban en disputa y sometidas a combates.

Desde el inicio de la ofensiva en Afrin, Turquía ha amenazado con impulsar sus operaciones militares hasta Manbij, situada más al este, para alejar a los milicianos kurdos sirios de su frontera.

Los avisos reiterados de Turquía con respecto a Manbij han causado tensiones con Estados Unidos, miembro de la OTAN y aliado de Turquía, que tiene fuerzas desplegadas en esta región y que está apoyando a las YPG en su lucha contra Estado Islámico, un respaldo que rechaza el Gobierno de Ankara.