Las Fuerzas Democráticas Sirias siguen su avance frente a Estado Islámico en Raqqa

Milicianos de las YPG kurdo-sirias
REUTERS / RODI SAID
Actualizado 19/12/2016 11:56:28 CET

BEIRUT, 19 Dic. (Reuters/EP) -

Varias localidades controladas por el grupo terrorista Estado Islámico han sido capturadas por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de milicias respaldadas por Estados Unidos que incluye a las milicias kurdas YPG, ha informado este lunes el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El avance forma parte de una campaña militar respaldada por la coalición internacional liderada por Estados Unidos para expulsar a Estado Islámico de Raqqa, la capital de su autoproclamado califato, y se produce tras los logros de las FDS contra el grupo yihadista en el norte del país.

El grupo más fuerte dentro de las FDS son las Unidades de Protección Popular (YPG) pero Washington ha dicho que cualquier operación para recuperar Raqqa debería ser predominantemente árabe, la etnia de la mayoría de los residentes de la ciudad.

Los últimos avances a unos 50 kilómetros al oeste y el noroeste de Raqqa se producen tras una fase anterior de logros de las FDS en otro frente a unos 30 kilómetros al norte de la ciudad. Tres efectivos de las FDS murieron en enfrentamientos con Estado Islámico tras la captura de cinco localidades, ha informado el Observatorio.

Por otra parte, está en marcha otra campaña contra Estado Islámico en el noroeste de de Siria por parte de grupos rebeldes sirios apoyados por Turquía y tropas turcas. Esta ofensiva, bautizada 'Escudo del Éufrates', ha arrebatado una amplia zona al grupo yihadista, pero también ha tratado de frenar la expansión kurda.

Los rebeldes sirios respaldados por Ankara están intentando ahora capturar la ciudad de Al Bab, en manos de Estado Islámico, un paso que acabarían con las esperanzas kurdas de unir las dos zonas separadas que controlan en el norte de Siria.

A primera hora de lunes, el Ejército turco ha informado de que uno de sus soldados había muerto por la explosión de un coche bomba en Al Bab el domingo y que once milicianos también habían muerto en enfrentamientos ese mismo día.