Las fuerzas turcas que han entrado en Idlib establecen puestos de observación en la zona

Tropas turcas se movilizan hacia Al Bab (Siria)
REUTERS
Publicado 13/10/2017 10:35:30CET

BEIRUT, 13 Oct. (Reuters/EP) -

El convoy de militares turcos que entró en la provincia de Idlib este jueves a última hora ha comenzado a establecer puestos de observación en la zona, con el objetivo de contener a las milicias kurdas, según ha informado uno de los oficiales del Ejército Libre Sirio (ELS).

"Las fuerzas aliadas de Turquía que entraron en la provincia de Idlib a última hora del jueves han comenzado a establecer puestos de observación", ha asegurado Mustafa Sejari, un oficial del ELS.

El convoy, según un testigo, entró en la zona con la protección de Tahrir Al Sham, una organización yihadista enfrentada a las milicias kurdas y formada en su mayor parte por el antiguo Frente Al Nusra, a su vez antigua filial siria de Al Qaeda.

Los militares turcos se han establecido en la colina de Sheij Baraka, desde la que se puede vigilar gran parte del territorio controlado por los rebeldes del noroeste de Siria, pero también la región de Ifrin, controlada por la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG),

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, anunció el despliegue de las tropas el pasado sábado, asegurando que Turquía estaba llevando a cabo "una operación muy importante" con los grupos rebeldes sirios a los que apoya en el país como parte de un acuerdo firmado con Irán y Rusia en Kazajistán.

No obstante, el despliegue también tiene como objetivo disminuir la influencia de las YPG. Turquía quiere expulsar en la zona ante el temor de que una fuerzas con el PKK para crear, en palabras del Gobierno, "un corredor terrorista".

"En consonancia las resoluciones de Astaná, hay que asegurar que el área está protegida de las bombas rusas y del régimen y detener cualquier intento por parte de las milicias kurdas de hacerse con el territorio", ha añadido Sejari.

Turquía ha sido uno de los principales apoyos de las milicias rebeldes que luchan contra Bashar Al Assad en Siria. Pero durante el último año, Ankara se ha centrado en reforzar la seguridad de su frontera, tanto para evitar el ataque de yihadistas como de las fuerzas kurdas en control de gran parte de la región fronteriza.

Los acuerdos de Astaná con los aliados extranjeros de Al Assad, Irán y Rusia, supone reducir los combates en varias regiones de Siria, entre ellas Idlib y el noroeste del país.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies