Un general acusado de crímenes contra manifestantes habría huido a El Cairo

Actualizado 29/02/2012 9:26:45 CET

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El general yemení Abdulá Qairan, acusado de cometer crímenes contra manifestantes pacíficos en la localidad de Taiz, habría escapado a El Cairo, según fuentes bien informadas citadas por el diario 'Yemen Post'.

Qairan fue destituido de su cargo como director de Seguridad en dicha localidad hace tres meses a causa del incremento de las protestas que solicitaban su dimisión por la represión violenta contra las manifestaciones.

Los manifestantes acusan a Qairan de cometer crímenes contra la población civil y de entrar por la fuerza en la plaza Libertad de Taiz el 29 de mayo. Un tribunal de la gobernación de Aden ha emitido una orden de arresto contra Qairan bajo la acusación de asesinar al prisionero Ahmed Darwish mientras estaba bajo su custodia.

El diario egipcio 'Al Wafd' ha afirmado este martes que Qairan ha llegado a El Cairo para establecerse en la capital egipcia y proseguir con sus estudios. Varias organizaciones de Derechos Humanos yemeníes han pedido a las autoridades egipcias que detengan al general y que le entreguen al Gobierno interino o le juzguen en el país africano.

Fuentes de la Autoridad de Inmigración y Pasaportes de Aden han confirmado que Qairan se hizo con un pasaporte nuevo en el que incluyó información personal modificada para abandonar el país. Estas fuentes han señalado que el procedimiento se realizó sin la presencia de Qairan y han indicado que fueron personas fieles al ex presidente Alí Abdulá Salé quienes le facilitaron el pasaporte falso.

A finales de mayo, las fuerzas de seguridad de Taiz atacaron el principal campamento de protesta en la localidad y abrieron fuego contra los manifestantes antes de incendiar sus tiendas de campaña. En el ataque fallecieron más de 50 civiles desarmados.

Días después, Qairan admitió, en una entrevista concedida al diario estadounidense 'The New York Times', que sus fuerzas habían cometido errores y que habían asesinado a civiles y manifestantes pacíficos durante la operación.