Ghani hace una oferta a los talibán para abrir un proceso de paz que incluye un alto el fuego

Ashraf Ghani
OMAR SOBHANI/REUTERS
Actualizado 28/02/2018 7:30:30 CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha hecho este miércoles una oferta a los talibán para abrir un proceso de paz que contempla un acuerdo de alto el fuego y la liberación de insurgentes que se encuentran encarcelados en el país.

"El Gobierno debe aceptar y trabajará sobre una lista para liberar a presos talibán", ha dicho durante la ceremonia de apertura del Segundo Proceso de Kabul, según ha informado la cadena de televisión local Tolo TV.

Así, ha detallado que las autoridades entregará pasaportes a los miembros de los talibán y a sus familias y abrirá una oficina para que se constituyan como grupo político, además de trabajar para retirar las sanciones contra sus líderes.

El mandatario ha planteado además la posibilidad de iniciar un proceso de revisión de la Constitución del país, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

En este sentido, ha recalcado que lograr la paz en el país está en manos de los talibán, a los que ha pedido que acepten su oferta y participen en un proceso de conversaciones "para salvar el país".

Además, Ghani ha pedido al Gobierno de Pakistán la apertura de conversaciones directas, al tiempo que se ha mostrado dispuesto a "olvidar el pasado e iniciar un nuevo capítulo" en sus relaciones.

Pakistán y Afganistán se acusan mutuamente de respaldar a grupos armados que operan en sus territorios, además de su contencioso territorial en torno a la delimitación de la frontera entre ambos países.

El mandatario ha dado las gracias a los delegados de todos los países presentes en la conferencia, antes de subrayar que Kabul está decidido a superar las amenazas a las que hace frente y trabajar por la paz.

"Su presencia aquí es un recordatorio visible de que somos una comunidad internacional unida no sólo por las amenazas compartidas, sino por los intereses y oportunidades compartidos", ha argumentado.

El Proceso de Kabul, en el que participan representantes de 25 países y organizaciones, entre ellas Naciones Unidas, la Unión Europea (UE) y la OTAN.

LOS TALIBÁN, DISPUESTOS A UNA "RESOLUCIÓN PACÍFICA"

La apertura del mismo ha tenido lugar apenas dos días después de que los talibán expresaran su disposición a lograr una "resolución pacífica" a la guerra en Afganistán, un conflicto que dura ya 17 años. Los insurgentes destacaron que hay señales que apuntan a una mayor disposición para explorar las opciones de diálogo.

"La Oficina Política del Emirato Islámico de Afganistán insta a las autoridades estadounidenses a hablar directamente con la Oficina Política del Emirato Islámico sobre una solución pacífica al contencioso afgano", señalaron los talibán en un comunicado publicado el lunes.

"Sería de ayuda para lograr una solución que América reconozca las aspiraciones legítimas del pueblo afgano y sus propias preocupaciones y peticiones para debatir con el Emirato Islámico por una vía pacífica", añadieron.

En concreto, los talibán se refirieron a las declaraciones de la subsecretaria de Estado norteamericana Alice Walls, quien recientemente afirmó que "la puerta está abierta" al diálogo con los talibán.

Hace menos de dos semanas los talibán publicaron otro comunicado en el que expresaban su preferencia por "resolver el contencioso afgano mediante el diálogo pacífico".

El año pasado Washington puso en marcha una nueva estrategia para intentar desequilibrar la guerra mediante una intensificación de las operaciones aéreas de ataque y forzar a la insurgencia a negociar. Estados Unidos sostiene que la estrategia ha sido muy efectiva, aunque siguen manteniendo el control sobre importantes regiones del país.

En 2015 ya se puso en marcha un proceso de diálogo entre el Gobierno afgano y los talibán, pero la iniciativa fracasó casi de inmediato. Sin embargo, los contactos nunca se han roto por completo. Los talibán defienden la necesidad de la salida de las tropas extranjeras del país como condición para abrir negociaciones.