Gibraltar avisa de que podría rescindir los derechos de los españoles si España usa su derecho al veto

Frontera de Gibraltar con colas
EUROPA PRESS/ARCHIVO
Publicado 16/03/2018 13:39:34CET

Asegura que no quiere hacerlo pero que tendrá que analizarlo, si se le excluye del acuerdo del Brexit

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El viceministro principal de Gibraltar, Joseph Garcia, ha advertido este viernes que su Ejecutivo podría rescindir los derechos que tienen los españoles y el resto de ciudadanos comunitarios si España ejerce su derecho al veto para excluir al Peñón del acuerdo del Brexit, según ha informado el diario británico 'The Guardian'.

"Hemos recibido asesoramiento de los más destacados abogados de Reino Unido y nuestro consejo es que la cláusula es ilegal y nuestra posición es que si España ejerce un veto en virtud de esa cláusula, lo recurriremos en un tribunal, independientemente de lo que pueda pasar a todo el proceso del Brexit", ha afirmado el 'número dos' del Gobierno gibraltareño.

Según las directrices de negociación de la Unión Europea publicadas en abril de 2017, Gibraltar se quedará fuera de cualquier acuerdo comercial de Reino Unido salvo que haya un acuerdo previo con España sobre su status, lo que supone conceder a España un derecho al veto.

Garcia ha dicho que la aplicación de este veto podría llevar a su Gobierno a revisar el status de los ciudadanos comunitarios en su territorio y también a analizar el acuerdo que garantiza el pago de las pensiones a los españoles que trabajan en Gibraltar, que data de 1969.

Garcia ha afirmado que España está intentando hacer una distinción entre una retirada y una transición, a pesar de que el Gobierno de Gibraltar insiste en que la transición forma parte del proceso de retirada de la Unión Europea.

En este sentido, ha asegurado que si Gibraltar fuera excluida de un futuro acuerdo, el Gobierno del Peñón se vería obligado a revisar los derechos de los ciudadanos comunitarios que viven y trabajan en su territorio y de los 13.000 trabajadores que cruzan cada día desde España.

"Nuestra visión es que ya no estaríamos obligados a permitir o proporcionar los derechos a los ciudadanos que se conceden en un proceso de transición o de retirada porque ya no se nos aplicaría ese proceso", ha afirmado García. "En términos de trabajadores, no es algo que nosotros queramos hacer, eso lo subrayo, pero es una opción", ha indicado.

El viceministro principal de Gibraltar ha contado que hay "unos 2.000 ciudadanos de la UE" viviendo en el Peñón, además de los trabajadores. "Algunos de ellos, obviamente, también trabajan aquí. 800 de ellos son españoles y han elegido hacer de Gibraltar su casa", ha explicado.

"Les damos la bienvenida en Gibraltar pero si la transición o la retirada no se nos va a aplicar --y eso incluye capítulos específicos sobre los derechos de los ciudadanos y los trabajadores y los trabajadores fronterizos--, entonces nos veremos libres para hacer lo que queramos con esos elementos", ha afirmado.

Garcia ha hecho hincapié en que Gibraltar no quiere que las negociaciones se centren en "vetos, exclusiones o amenazas" ni tampoco en "negar derechos legítimos" y ha señalado que la continua amenaza del veto ha llevado al proceso "un elemento de incertidumbre". "Dijimos muy al principio, antes de que Reino Unido hubiera hablado de garantizar los derechos de los ciudadanos, que nosotros ya cumplimos los derechos de los ciudadanos y los derechos adquiridos", ha indicado.

El viceministro principal de Gibraltar también se ha referido al tema de las pensiones de españoles y ha dicho que esta cuestión se resolvió en 2006 gracias a un acuerdo en las conversaciones a tres bandas.

"Reino Unido continúa pagando las pensiones de estos trabajadores", ha afirmado. "Esto son derechos de la UE adquiridos. Ahora hay otros que han trabajado aquí desde entonces y que han adquirido estos derechos también. España no puede en serio ponernos en una posición en la que nos veamos obligados a revisar estas áreas, lo subrayo una vez más, que es algo que no queremos hacer", ha concluido.