El Gobierno afgano declara un nuevo alto el fuego condicional con los talibán a partir del lunes

Un talibán posa armado con civiles en Nangarhar en la tregua
REUTERS / PARWIZ PARWIZ - Archivo
Actualizado 19/08/2018 19:46:01 CET

Los talibán liberarán a cientos de prisioneros y podrían declarar una

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno afgano, Ashraf Ghani, ha anunciado un nuevo alto el fuego de carácter unilateral y condicional con los talibán con motivo de la celebración del Eid al Adha, la Fiesta del Cordero. Los talibán por su parte han anunciado la liberación de cientos de presos y se especula con una declaración de alto el fuego, aunque solo de cuatro días.

El alto el fuego del Gobierno afgano entrará en vigor este lunes, 20 de agosto, y por espacio inicial de tres meses, hasta la fiesta del Mawlid, el aniversario del nacimiento de Mahoma, el 19 de noviembre, aunque no se descarta extenderla si los talibán lo respetan.

El presidente ha instado a los insurgentes que se sumen a esta declaración anunciando el cese de las hostilidades como ya ocurriera en la pasada fiesta del Eid al Fitr, la festividad que marca el final del mes sagrado del Ramadán, el pasado mes de junio. Entonces los talibán también declararon un alto el fuego, pero rechazaron prorrogarlo como pedía Kabul.

"Espero que los talibán también lo declaren (el alto el fuego)", ha manifestado el presidente afgano durante la celebración del Día de la Independencia de Afganistán, en Kabul.

Los talibán por su parte han anunciado la liberación de "cientos de prisioneros" con motivo de la festividad musulmana del Eid al Adha. Fuentes talibán han explicado que la dirigencia del grupo ha alcanzado un acuerdo provisional para un alto el fuego de cuatro días, aunque aún falta la aprobación del líder supremo, el jeque Haibatulá Ajunzada.

ALTO EL FUEGO CONDICIONADO

El presidente Ghani ha indicado que el alto el fuego tiene una duración prevista y aproximada de tres meses, sujeto claro está a la respuesta de los insurgentes, pero también ha indicado que el cese de hostilidades podría durar "mientras los talibán lo honren", informa Tolo News.

"A medida que se aproxima el Eid al Adha, y respetando el deseo de diferentes segmentos de la sociedad afgana, así como de los eruditos religiosos del mundo islámico reunidos en las mezquitas sagradas, de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) y el custodio de las mezquitas sagradas, rey de Arabia Saudí, anunciamos un alto el fuego que entraría en vigor a partir de mañana, lunes hasta el día del nacimiento del profeta, siempre que los talibán correspondan", ha declarado Ghani.

En su declaración, recogida en la cuenta de Twitter, el presidente ha afirmado que su gobierno "ha eliminado todos los obstáculos para una paz duradera con estos pasos sin precedentes" e instó a los líderes talibán a que "den la bienvenida a los deseos de una paz duradera y real del pueblo afgano, y se preparen para unas conversaciones de paz basadas en los valores y principios islámicos".

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha valorado el alto el fuego y ha pedido a los talibán que recojan el guante. "Doy la bienvenida al anuncio del presidente Ghani de un segundo alto el fuego con los talibán en Afganistán. Animo a los talibán a demostrar su preocupación por los afganos respetándolo", ha apuntado a través de Twitter.

El anuncio se ha realizado en un momento en que dos millones de musulmanes llegados de todo el mundo a Arabia Saudí comienzan la peregrinación anual a la Meca, el Hajj. Mientras, en las últimas semanas se han intensificado los combates entre los talibán y el Ejército afgano y sus aliados internacionales.

Este mismo sábado se han producido enfrentamientos en la provincia de Faryab, en el norte, y los talibán han tomado parte del distrito de Bulcheragh. Hay más de 50 militares afganos desaparecidos.

Además al menos 150 militares y 95 civiles han muerto recientemente en los combates por el control de la ciudad de Ghazni, en manos del Gobierno afgano solo gracias al contraataque apoyado por fuerzas estadounidenses.

Este domingo la misión de la ONU en Afganistán ha informado de que más de 1.600 civiles han muerto en los seis primeros meses del año por la violencia, la cifra más alta de la última década. Desde la retirada de gran parte del contingente internacional de Afganistán en 2014, los talibán han ido logrando lentos pero constantes avances y controlan o tienen presencia ya en más del 40 por ciento del país.