El Gobierno asegura que no dejará que las armas decidan quién controla la región portuaria de Yubalandia

Actualizado 20/05/2013 23:14:51 CET

MOGADISCIO, 20 May. (Reuters/EP) -

El Gobierno somalí ha asegurado este lunes que no dejará que las armas decidan quién asume el control de la región de Yubalandia, en la que se encuentra el puerto de Kismayo, uno de los más importantes de Somalia, después de que un antiguo señor de la guerra haya sido declarado presidente de este territorio.

El pasado jueves, el Parlamento de Yubalandia declaró presidente de esta región a Ahmed Madobe, un antiguo señor de la guerra islamista. Madobe no cuenta con el apoyo del Ejecutivo de Mogadiscio y, sólo un día después de su nombramiento, otros dos líderes políticos se declararon presidentes de este territorio, uno de ellos el exministro de Defensa y antiguo señor de la guerra Barre Hirale, que es considerado como partidario del Gobierno central.

"Llevará tiempo pero no hay una vuelta a la guerra civil. Esa no es una opción", ha explicado a Reuters Ahmed Adan, portavoz del primer ministro somalí, Abdi Fará Shirdon Saaid, antes de abogar por alcanzar una solución "pacífica y auténtica" a la coyuntura actual.

Sobre el terreno, varios residentes de Kismayo han asegurado que todavía temen que las milicias armadas vuelvan a llevar al país a una guerra civil, tal y como sucedió en 1991. "Kismayo está volviendo a la era de los señores de la guerra", ha relatado por teléfono Dahaba Olad, una madre somalí que tiene ocho hijos. "No queremos guerra pero es inevitable", ha opinado.