El Gobierno belga quiere ampliar las escuchas y retirar documentación a sospechosos de terrorismo

Actualizado 16/01/2015 14:33:33 CET

Anuncia que 150 militares están preparados para su despliegue en lugares sensibles

BRUSELAS, 16 (EUROPA PRESS)

El Gobierno belga ha anunciado cambios urgentes en su legislación para mejorar la capacidad de respuesta ante la amenaza terrorista, incluidas medidas que permitan ampliar los supuestos en los que realizar escuchas telefónicas y retirar la documentación a sospechosos para evitar que viajen para ser formados a Siria u otros focos del yihadismo.

También habrá cambios para poder retirar la nacionalidad a sospechosos de terrorismo, se preparará en las próximas semanas una lista negra de yihadistas para "congelar sus haberes en Bélgica" y se tomarán medidas para aislar en módulos específicos a los terroristas encarcelados para impedir que transmitan mensajes o capten a otros presos.

El primer ministro, Charles Michel, y los ministros de Justicia, Koen Geens, y de Interior, Jean Jambon, han explicado en rueda de prensa las doce medidas que el Gobierno ha decidido "acelerar" para luchar "contra el radicalismo y el terrorismo", horas después de la desarticulación de una red yihadista que preparaba atentados "inminentes" en Bélgica.

A la luz de lo ocurrido en las últimas horas en Bélgica, Michel ha escrito a los jefes de Estado y de Gobierno del resto de la Unión Europea para pedir que la cumbre informal que celebrarán el próximo 12 de febrero adquiera carácter "formal", con el objetivo de poder tomar "decisiones" a escala europea en materia de terrorismo.

Entre las novedades que el Gobierno prevé tener listas en un plazo de entre dos semanas y un mes figura también la ampliación del número de delitos terroristas, para que "el simple viaje al extranjero por motivos terroristas será castigado", ha indicado Geens.

RETIRADA DE LA NACIONALIDAD

La retirada de la nacionalidad por decisión de un juez penal era una reforma ya anunciada para determinados delitos, pero se va a adelantar y su aplicación se va a extender a nuevos delitos. También se prevé que se pueda retirar la nacionalidad belga a "toda persona con doble nacionalidad".

En cuanto a la posibilidad de ordenar escuchas telefónicas, el Gobierno quiere que se incluyan nuevos supuestos como "la incitación al terrorismo, la formación y el desplazamiento al extranjero".

Michel ha confirmado, además, que el nivel de alerta se ha elevado a 3 (en una escala de 4) y que "el Ejército estará disponible" para reforzar la seguridad del país, en coordinación con la Policía federal.

En el marco de este mayor nivel de alerta, la decisión de desplegar al Ejército en lugares sensibles será "política" y Michel ha adelantado que ya hay un pelotón de 150 efectivos "preparado" para reforzar la seguridad. El ministro del Interior, por su parte, ha añadido que se convocará al Ejército para "misiones de seguridad específicas" y que los puntos en los que podrá ser desplegado se definirán en las próximas horas.

"NO HAY CONSTANCIA DE AMENAZAS CONCRETAS"

La operación contra el yihadismo lanzada en Bélgica en la tarde del jueves se saldó con trece detenidos y dos sospechosos fallecidos, tras un operativo que sumó una decena de redadas en Bruselas y otras localidades del país. Otros dos sospechosos relacionados con este dispositivo fueron detenidas en Francia.

En una comparecencia el mismo jueves, la Fiscalía federal explicó que esta operación no tiene relación directa con los atentados de la semana pasada en París y que se aceleró tras constatar el riesgo de que los yihadistas perpetraran atentados "de envergadura" en Bélgica y de manera "inminente". Este viernes, la propia Fiscalía ha matizado que los ataques que planeaba esta red estaban dirigidos contra agentes de Policía en la calle y contra comisarías.

Pese a todo ello, el primer ministro ha dado por controlada la amenaza tras la actuación policial y ha hecho una llamada "para que no haya psicosis o pánico". "En estos momentos, no tenemos constancia de amenazas precisas y concretas (contra objetivos en Bélgica)", ha asegurado Michel a la prensa, para después advertir de que "el riesgo cero no existe, ni en Bélgica ni en ningún otro lugar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies