El Gobierno Berlusconi desmiente la participación italiana en el secuestro de un imán egipcio por la CIA

Actualizado 11/05/2006 18:49:02 CET

ROMA, 11 May. (EUROPA PRESS/C. Giles) -

El Gobierno de Silvio Berlusconi desmintió hoy con un comunicado las acusaciones que surgieron en algunos medios de comunicación sobre la implicación de un miembro de los carabineros y de los servicios secretos italianos en el secuestro organizado por la CIA en 2003 del imán Abu Omar en Milan, según la investigación de la Fiscalía.

"El gobierno no tiene nada que añadir sobre el secuestro del imán y la implicación del Ejecutivo y de los Servicios de Información", dice el comunicado, que añade que además siente "indignación por la innoble ofensa", en algunos de los artículos, contra el director de la época de la división de los servicios secretos del SISMI, Nicola Calipari, que murió en Irak durante un tiroteo cuando viajaba hacia el aeropuerto tras la liberación de la periodista Giuliana Sgrena.

Según un reportaje que saldrá mañana en la revista 'L'Espresso', apoyado hoy por una noticia de 'La Repubblica', un suboficial del Arma de Carabineros italiana participó con agentes de la CIA en el presunto secuestro, en febrero de 2003 en Milán, del imán egipcio Abu Omar, sospechoso de terrorismo.

La revista publica algunos fragmentos de la investigación realizada por la Fiscalía de Milán y explica que el carabinero en el momento del secuestro prestaba servicio en la sección antiterrorista y fue contactado directamente por el responsable de la CIA en esa ciudad, Robert Seldon Lady.

El Gobierno italiano ha negado en todo momento que supiese de alguna operación de la CIA en territorio italiano. Por otra parte, el ex ministro de Justicia, Roberto Castelli, comunicó al fiscal de Milán que está llevando el caso, Mario Blandini, su decisión de no presentar la petición de extradición a Estados Unidos para los 22 agentes de los servicios secretos norteamericanos acusados de haber secuestrado mientras se encontraba en territorio italiano al ex imán egipcio Abu Omar.

La petición de extradición ha sido objeto de polémicas ya que el ministro había denunciado presiones por parte de los magistrados e informó, cuando se le presentó el caso, que tenía que estudiarlo porque no quería que se tratase de una postura antiamericana de los magistrados.

El caso estalló cuando hace unos meses, la jueza del Tribunal de Milán Chiara Nobili emitió una orden de detención contra 13 agentes de la CIA ante el presunto secuestro del imán egipcio Nasr Osama Mostafa Hassam, conocido como Abu Omar, acusado de terrorismo internacional.

Según los documentos de la jueza Nobili, Abu Omar "fue secuestrado por sujetos que pertenecían a estructuras de servicios de inteligencia extranjeros para someterle a interrogatorios, neutralizarlo y después entregarlo a las autoridades egipcias".

Después el ex imán habría sido llevado a la base norteamericana de Aviano, en territorio italiano, y tras ser interrogado fue enviado a Egipto.

A estos 13 agentes se le añadieron en posteriores investigaciones del fiscal milanés Armando Spataro, otros 9 miembros de la CIA. En revelaciones publicadas hace algunos días por la prensa italiana se citaba que la Policía italiana encontró algunas fotografías de Abu Omar en el ordenador del responsable de la CIA en Milán hasta el 2003, Robert Seldon Lady, ahora acusado por la fiscalía de haber organizado el secuestro y que probarían que los servicios secretos norteamericanos estaban siguiendo al imán.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies