El Gobierno de Birmania anuncia la llegada de ayuda humanitaria al estado de Rajine

 

El Gobierno de Birmania anuncia la llegada de ayuda humanitaria al estado de Rajine

Niños buscando entre sus viviendas quemadas en Rajine, Birmania
SOE ZEYA TUN / REUTERS
Publicado 23/02/2017 5:22:08CET

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Birmania ha anunciado este miércoles la llegada de un barco procedente de Malasia cargado de ayuda humanitaria destinada a la ciudad de Maungtaw, la más afectada del estado de Rajine por los operativos llevados a cabo por el Ejército que han dejado al estado sin acceso a suministro humanitario durante cuatro meses.

Según ha informado en el diario oficial 'Global New Light of Myanmar', el Ejecutivo está llevando a cabo los procedimientos necesarios para proceder a la entrega de la ayuda humanitaria en la ciudad.

El ministro de Seguridad y Aduanas del estado, varios altos cargos del Ministerio de Bienestar Social, Ayuda y Reasentamiento y representantes tanto del comité de gestión del distrito como de organizaciones internacionales en Maungtaw "entregarán ayuda humanitaria a 190 ciudades" desde el próximo sábado, 25 de febrero.

La semana pasada, el asesor de Seguridad Nacional de Birmania, Thaung Tun, aseguró que la situación en el estado de Rajine, ubicado en el este del país y compartiendo frontera con Bangladesh, ya se había "estabilizado", después de que el Ejército diera por finalizadas sus operaciones en la zona norte del estado.

Tras cuatro meses de operativos, en los que tanto Naciones Unidas como diferentes ONG han denunciado que se podrían haber producido crímenes contra la Humanidad y una posible limpieza étnica, el Ejército anunció el fin de sus labores en la zona también la semana pasada.

Sin embargo, el Gobierno sigue negando haber cometido cualquier tipo de abuso, como ya adelantaron a principios de mes varios diplomáticos en una reunión celebrada en Bangladesh, que acusaron a Birmania de estar en "estado de negación" sobre las "atrocidades" que se estaban llevando a cabo contra la minoría rohingya en el estado.

"No daremos ninguna razón por los abusos de Derechos Humanos, los crímenes y el uso de demasiada fuerza. Ya hemos demostrado que el Gobierno está preparado para tomar medidas contra aquellos contra los que haya claras pruebas de que han cometido abusos", señaló Tun, según recoge el diario birmano 'Eleven'.

Tun continuó señalando que actualmente la situación "se ha estabilizado" y se ha relajado el toque de queda. "Ya sólo queda una presencia policial para mantener la paz en la zona", agregó. En este contexto, indicó que el Gobierno se había enfocado en las soluciones prácticas para poder entregar ayuda humanitaria.

MINORÍA ROHINGYA

La relatora especial de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Yanghee Lee, que ha venido denunciando durante los últimos meses la situación en la que se encuentra la minoría musulmana rohingya en Birmania, advirtió la semana pasada de que presionará para que la ONU abra una investigación en torno a esta situación.

La operación de seguridad en Rajine se lanzó después de que nueve policías murieran en ataques contra puestos de seguridad cerca de la frontera con Bangladesh el 9 de octubre pasado. Unos 69.000 rohigyas han huido desde entonces desde Birmania a Bangladesh, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

La rohingya es una de las minorías más perseguidas del mundo. Desde 1978, los rohingya han ido llegando a Bangladesh en varias oleadas, huyendo de la represión en su Birmania natal.

Según el departamento de la Comisaría de Repatriación de Refugiados Rohingya (CRRR), cerca de 250.000 rohingya entraron en Bangladesh en 1978 huyendo de la 'Operación Dragón' llevada a cabo por el Gobierno birmano, una operación cuyo objetivo era evaluar la situación de los habitantes en zonas fronterizas y tomar medidas contra los extranjeros que habían entrado de forma ilegal en el país.

Esta operación acabó con la expulsión y detención masiva de rohingya, a los que no se consideraban ciudadanos. Entre 1991 y 1992 la ola fue similar: otros 250.000 musulmanes entraron a Bangladesh a través de las fronteras de Cox's Bazar y Bandarban, donde el Gobierno levantó 21 campamentos temporales para ellos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies