El Gobierno de Japón no descarta una reunión entre Abe y el líder norcoreano

Shinzo Abe
REUTERS / LUCAS JACKSON - Archivo
Publicado 14/03/2018 12:48:31CET

TOKIO, 14 Mar. (Reuters/EP) -

El principal portavoz del Gobierno de Japón ha dejado este miércoles la puerta abierta a la posibilidad de una reunión entre el primer ministro del país, Shinzo Abe, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, para discutir el tema de los ciudadanos nipones secuestrados por agentes norcoreanos hace décadas.

Abe, que ha situado el tema de los secuestrados como uno de los principales de su carrera política, se reunirá con el presidente de Estados Unidos en abril en Washington antes de que se celebre la reunión entre Trump y el líder norcoreano tras el encuentro previo entre los mandatarios de las dos Coreas, Kim Jong Un y Moon Jae In.

En Tokio ha aumentado la preocupación por la posibilidad de que los intereses japoneses, incluido el tema de los secuestrados, queden al margen por los últimos esfuerzos para tratar de encontrar una solución a la crisis derivada del programa nuclear y de misiles de Corea del Norte.

"Es importante armonizar estrechamente las políticas entre Japón, Estados Unidos y Corea del Sur ante la cumbre de las dos Coreas y la cumbre de Estados Unidos y Corea del Norte", ha afirmado el ministro portavoz del Gobierno japonés, Yoshihide Suga, en una rueda de prensa.

"Después de eso, mientras cooperamos estrechamente entre los tres países, afrontaremos cómo resolver de forma integral los temas nuclear, de misiles y el de los secuestros. Entre esos temas, queremos estudiar lo que wsería más efectivo y afrontar los temas desde esa perspectiva", ha dicho Suga.

El martes, un responsable gubernamental explicó que el Ejecutivo está estudiando que haya una reunión de Abe con el líder norcoreano. El responsable gubernamental no ha querido identificarse porque no está autorizado a hablar con los medios.

Abe, de 63 años, ha dicho que no descansará hasta que regresen a su país los trece ciudadanos nipones que Corea del Norte ha admitido que secuestró y hasta que proporcione información sobre otras personas que Japón sospecha que fueron trasladadas a Corea del Norte para ser entrenadas como espías.

Este tema lleva encallado desde 2002, cuando cinco de loos trece secuestrados regresaron a Japón. El Gobierno de Corea del Norte mantiene que los otros ocho están muertos. Un parlamentario de la coalición gobernante ha dicho que es demasiado pronto para planear conversaciones directas con Corea del Norte sobre el tema de los secuestrados.

"El orden es una cumbre entre las dos Coreas, seguida de una cumbre de Corea del Norte con Estados Unidos. Tenemos que ver primero cómo se desarrollan", ha afirmado el parlamentario, conocedor de los temas diplomáticos.

Las especulaciones sobre una cumbre entre Kim y Abe vuelven a sucederse de forma periódica, particularmente cuando la valoración del 'premier' nipón están en niveles bajos. En 2002, el entonces primer ministro, Junichiro Koizumi, vio aumentada su popularidad tras visitar Pyongyang y en 2004 consiguió que regresaran a Japón cinco hijos de los ciudadanos secuestrados.

Abe está afrontando una de las peores crisis desde que asumió el cargo por su supuesta implicación en un escándalo por haber favorecido una venta de terrenos públicos a una escuela relacionada con su mujer. Tanto el 'premier' como su mujer han negado cualquier irregularidad.