El Gobierno reduce el toque de queda en el noreste, donde continúa la ofensiva militar contra Boko Haram

Actualizado 20/05/2013 20:47:27 CET

MAIDUGURI (NIGERIA), 20 May. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Nigeria ha reducido el toque de queda implantado el pasado fin de semana en varias zonas del estado de Borno, incluido Maiduguri, en el marco de la ofensiva militar lanzada a principios de la semana pasada por orden del presidente, Goodluck Jonathan, contra la secta islamista Boko Haram.

El pasado sábado, las autoridades impusieron un toque de queda completo en la mayor parte de Maiduguri y otras áreas de este estado, considerado bastión del grupo radical. Un portavoz de las fuerzas nigerianas, el teniente coronel Sagir Musa, ha confirmado la reducción de la medida, que ahora sólo limitará los movimientos desde las 18.00 hasta las 7.00 horas.

Musa no ha aclarado los motivos de este cambio, aunque el toque de queda de 24 horas había aumentado los temores acerca de posibles limitaciones a la llegada de alimentos. Este lunes, apenas se veían vehículos por las calles y la gran mayoría de personas tenía miedo de salir de sus casas.

Jonathan declaró el pasado martes el estado de emergencia en Borno, Yobe y Adamawa y anunció el envío de miles de militares para combatir la insurgencia islamista. El viernes, varios cazas bombardearon bases islamistas en zonas rurales de la parte noreste.

El mandatario ofreció el domingo una amnistía a los islamistas que depongan las armas y se entreguen, sin que, por el momento, haya señales de cambio en la ofensiva. El comandante de la brigada para Adamawa, Fati Oladipi, ha advertido de que "no habrá lugar seguro para los terroristas", que han firmado "su sentencia de muerte" al rebelarse contra el Estado.

Estados Unidos, la Unión Europea y organizaciones defensoras de los Derechos Humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han alertado de que el estado de emergencia vigente puede dar pie también a abusos por parte del Ejército. La ONU y Cruz Roja, por su parte, han informado de que 1.500 personas han huido hacia Níger en las últimas dos semanas.