Gobierno y sublevados se acusan mutuamente de incumplir el alto el fuego

Actualizado 25/01/2014 22:44:02 CET

YUBA, 25 Ene. (Reuters/EP) -

El Gobierno sursudanés y los sublevados se han cruzado este sábado acusaciones de haber incumplido el alto el fuego pactado el pasado jueves para poner fin a la violencia desatada a mediados de diciembre tras la rebelión de los seguidores del exvicepresidente Riek Machar.

"Las fuerzas rebeldes siguen atacando a nuestras fuerzas", ha denunciado el ministro de Información del Gobierno, Michael Makeui Lueth, tras llegar a Etiopía, que acoge los contactos entre ambas partes.

El alto el fuego entró en vigor en la noche del viernes, un acuerdo alcanzado gracias a la mediación de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), una organización suprarnacional que aglutina a siete países del África oriental. "Si la IGAD no hace nada, nuestras fuerzas no se van a quedar de brazos cruzados", ha asegurado Lueth.

Sin embargo, un portavoz rebelde ha acusado al Gobierno de lanzar ataques contra las posiciones de los sublevados en los estados de Unidad, Jonglei y Nilo Superior poco después de la firma del acuerdo de alto el fuego. "Es ridículo que le den la vuelta y nos acusen", ha afirmado Lul Ruai Koang en declaraciones a Reuters desde Nairobi.

Desde el Gobierno atribuyen las violaciones del alto el fuego por parte de los insurgentes a indisciplinas. "Los rebeldes son indisciplinados. No son una fuerza regular. No tienen un mando centralizado. Por esto no es raro que incumplieran de inmediato" el alto el fuego, ha añadido Lueth.

Koang ha rechazado la acusación. "No tenemos facciones. Tenemos un mando central. Es el Gobierno el que tiene tres centros de mando", ha argumentado en referencia a las milicias tribales progubernamentales, al contingente del Ejército ugandés desplegado en el país y el propio Ejército susudanés.

Más de un millar de personas han muerto desde la sublevación del 15 de diciembre liderada por Machar. El presidente Salva Kiir destituyó a Machar en julio y le acusa de intentar un golpe de Estado, mientras que éste asegura que Kiir está acabando con todos sus rivales políticos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies