El Gobierno sursudanés declara como "rebelde" al exjefe de las Fuerzas Armadas

Salva Kiir y el general Paul Malong
STRINGER/REUTERS
Publicado 08/01/2018 15:03:25CET

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán del Sur ha declarado como "rebelde" al antiguo jefe de las Fuerzas Armadas Paul Malong, que huyó a Kenia en noviembre de 2017 tras ser excarcelado, al considerar que desde el exilio sigue hablando con soldados y oficiales para preparar una rebelión.

"Si alguien actúa como un rebelde y dice que no lo es ¿cómo llamarías a esta persona?", ha esgrimido este lunes el Ejecutivo de Salva Kiir, según informa 'The National Courier' en su cuenta de Facebook.

Malong fue cesado en mayo de 2017, después de una lucha de poder con Kiir, y quedó bajo arresto domiciliario en la capital, Yuba, ante el temor de que pudiese lanzar una revuelta desde Aweil. La semana pasada, las fuerzas de seguridad sursudanesas registraron su domicilio en busca de pruebas.

El presidente sursudanés señaló de nuevo el domingo a Malong y le acusó de estar moviendo fichas de cara a futuras movilizaciones. Para ello, difundió grabaciones captadas a finales de diciembre y en las que supuestamente Malong pide a varios oficiales que lancen una insurgencia desde Wau y Aweil, informa el 'Sudan Tribune'.

Kiir ha aludido a dichas cintas para justificar el cese de Malong. "Escuchad este vídeo y decidme qué habríais hecho si hubieseis estado en mi posición", ha dicho, durante un encuentro con representantes de la etnia dinka que mediaron en la excarcelación del antiguo líder de las Fuerzas Armadas.

MALONG SE JUSTIFICA

Desde Kenia, Malong ha acusado a los "enemigos de la paz" de estar detrás de las grabaciones, que ha tachado de "falsas". "Es una clara imitación de mi voz inventada por mis enemigos", ha afirmado, en un comunicado en el que ha alegado que él mismo compró una máquina para los servicios de seguridad que podía manipular voces a partir de grabaciones previas.

"En vista de las provocaciones constantes, me veré obligado a tomar una decisión, porque hay amenazas para mi vida y la de mi familia", ha advertido, sin entrar en más detalles.

Sudán del Sur vive inmerso en una guerra civil desde finales de 2013, cuando comenzaron los enfrentamientos entre las tropas leales a Kiir y las fuerzas vinculadas a su exvicepresidente, Riek Machar. Un tercio de los doce millones de habitantes de Sudán del Sur se han visto obligados a abandonar sus hogares, incluidos más de dos millones que han buscado refugio en los países vecinos.