El Gobierno turco sostiene que el TEDH no es competente para valorar el referéndum constitucional

Seguidores de Erdogan en Estambul
YAGIZ KARAHAN / REUTERS
Actualizado 20/04/2017 11:19:21 CET

ANKARA, 20 (Reuters/EP)

El ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag, ha sostenido este jueves que la cuestión de la legitimidad del referéndum celebrado el pasado domingo sobre la reforma constitucional no compete al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), en respuesta a los planes de la oposición de llevar el supuesto fraude electoral a esta instancia.

"Si la oposición lleva el recurso al Tribunal Constitucional, éste no tendrá más opción que rechazarlo. También pueden llevarlo al TEDH, pero tampoco conseguirán nada allí porque los acuerdos firmados con Turquía no dan a los partidos el derecho a apelar", ha dicho Bozdag en la cadena local A Haber.

Además, ha reiterado las críticas del Gobierno a los observadores internacionales, que han denunciado que la contienda electoral no se desarrolló en "un campo de juego equilibrado". "Los que han elaborado esos informes son parciales", ha afirmado.

El Consejo Supremo Electoral (YSK, por sus siglas en turco) rechazó el miércoles todos los recursos presentados por la oposición con el objetivo de anular el resultado de la consulta popular basándose, sobre todo, en la decisión del YSK de admitir como válidas una serie de papeletas que se introdujeron en las urnas sin estar selladas.

El Partido Popular Republicano (CHP), la principal formación opositora de Turquía, anunció entonces un posible recurso ante el Tribunal Constitucional y, en el caso de que se pronunciara en contra, ante el TEDH. "Hay una grave crisis de legitimidad", esgrimió el vicepresidente del CHP, Bulent Tezcan.

El 'sí' ganó con un 51 por ciento de los votos, un estrecho margen que ha desatado protestas en las principales ciudades turcas por denuncias de fraude electoral que han sido respaldas por los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y el Consejo de Europa, entre otros.

Los cambios en la Carta Magna permitirán al actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, derribar el sistema parlamentario que rige en Turquía desde 1950 y sustituirlo por uno presidencialista que le otorgará un amplio control sobre el Parlamento y la judicatura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies