Grecia y la futura Macedonia del Norte firman la salida al histórico contencioso del nombre

Alexis Tsipras y Zoran Zaev
REUTERS / ALKIS KONSTANTINIDIS
Actualizado 17/06/2018 23:40:22 CET

Manifestantes nacionalistas a ambos lados de la frontera han expresado su rechazo al acuerdo

PRESPES (GRECIA), 17 (Reuters/EP)

Los primeros ministros de Grecia y Macedonia, Alexis Tsipras y Zoran Zaev han firmado este domingo un histórico acuerdo sobre el cambio de nombre de la que hoy por hoy sigue siendo la Antigua República Yugoslava de Macedonia, y que pasará a llamarse República de Macedonia del Norte si así lo ratifican los parlamentos de los dos países balcánicos.

El acuerdo ha sido firmado en el lago Prespa, situado en esta región fronteriza con Grecia, Macedonia y Albania y supone un paso clave que ha generado importantes protestas de nacionalistas en ambos países. Tsipras incluso se enfrentó el sábado a una moción de censura de la que salió airoso propiciada precisamente por este acuerdo con Skopie.

Tsipras, al inaugurar la ceremonia, llamó "estéril" la disputa que Atenas y Skopie habían mantenido durante años. El acuerdo logrado, según él, es "patriótico", "mutuamente beneficioso y respeta los valores fundamentales de las dos partes". "Estamos allanando el camino para la paz, la cooperación y el desarrollo conjunto para nuestros países y todos los Balcanes y Europa (...). La firma de hoy sienta las bases de esta nueva era", ha destacado.

Zaev resaltó por su parte que es "una fecha histórica". La firma del acuerdo, según él, "mueve montañas" y agradeció a su anfitrión griego su coraje. "No fue fácil, pero el futuro común vale la pena", subrayó.

"No podemos cambiar nuestra geografía o nuestra historia. Pero podemos dar forma a nuestro futuro. ¡Y será un futuro europeo común de respeto mutuo, comprensión y amistad!", ha publicado el ministro de Exteriores macedonio, Nikola Dimitrov, en su cuenta de Twitter momentos antes de empezar la ceremonia. Dimitrov y su homólogo griego, Nikolaos Kotzias, han sido los firmantes del texto.

A la firma del acuerdo asistieron entre otros invitados de honor la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y el comisario para la Política Europea de Vecindad y Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn, así como la subsecretaria general para Asuntos Políticos de la ONU, Rosemary Dicarlo, y el enviado del secretario general de las Naciones Unidas, Matthew Nimetz.

Después de firmado el documento en el territorio griego, las partes se han trasladado a territorio de Macedonia para participar en un almuerzo.

El acuerdo debe ser aprobado en los parlamentos y en Macedonia es necesario además un referéndum que será un serio obstáculo ante el auge del nacionalismo contrario al pacto en ambos lados de la frontera. El presidente macedonio, Gjorge Ivanov, ha anunciado su intención de vetar el pacto.

MANIFESTACIONES Y DISTURBIOS

En la noche de este mismo domingo la Policía ha empleado granadas aturdidoras y gas lacrimógeno contra cientos de manifestantes contrarios al acuerdo en Skopie. Los manifestantes han lanzado piedras a los agentes y han coreado consignas como "¡Macedonia, Macedonia! ¡Daremos nuestras vidas por Macedonia". La Policía ha realizado varias detenciones.

En Grecia las encuestas apuntan a que el 70 por ciento de los griegos rechazan la nueva denominación, según un estudio del periódico 'Proto Thema' publicado el sábado. Cerca del lugar de la firma, en la loclaidad de Pisoderi, unos 3.000 manifestantes griegos han protestado contra el acuerdo y al menos seis han resultado heridos en enfrentamientos con la Policía, que ha empleado gas lacrimógeno.

"No aceptamos nada. No reconocemos nada. Para nosotros, no es válido", ha argumentado uno de los manifestantes, Costas Venetikidis. "Macedonia está en nuestra alma. Por eso estamos aquí", ha apostillado.

En la ciudad de Bitola, cerca de la frontera, miles de manifestantes han desfilado con banderas macedonias y han coreado el lema "Esto es Macedonia". "Este vergonzoso acuerdo no se mantendrá. Vamos a defender el nombre y el orgullo de Macedonia", ha asegurado Petre Filipovski, de 40 años.