Reino Unido cree que su brote de gripe aviar podría tener origen en los casos declarados en Hungría

Actualizado 09/02/2007 14:34:27 CET

BRUSELAS, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades sanitarias de Reino Unido investigan si el brote de gripe aviar que se declaró la semana pasada en una granja de pavos del condado de Suffolk podría tener su origen en los dos casos que se habían registrado una semana antes en sendas explotaciones en Hungría, país en el que también opera la compañía propietaria de la granja británica y con el que mantiene actividad comercial de productos avícolas.

El portavoz de la Comisión Europea, Johannes Laitenberger, informó este viernes de que las autoridades británicas informaron ayer por la tarde a Bruselas sobre "una de las líneas" de investigación sobre el origen del brote del virus H5N1 de gripe aviar en el este de Inglaterra, en una granja en la que tuvieron que sacrificarse 160.000 pavos.

Según Laitenberger, Londres examina en estos momentos "un posible vínculo entre el reciente brote de H5N1 en Hungría y el de Reino Unido", en una investigación cuyo hilo conductor sería la empresa propietaria de la granja de Suffolk, Bernard Matthews, que también tienen propiedades semejantes en Hungría.

De acuerdo con las informaciones británicas, el portavoz explicó que "la compañía propietaria de la explotación del Reino Unido donde se registró el brote tiene granjas de pollos en Hungría y en los últimos meses ha habido actividad comercial con pollos vivos y carne de pollo entre las compañías situadas en ambos países y, de manera más general, entre Reino Unido y Hungría".

Añadió que Bernard Matthews ha decidido "por propia iniciativa" detener cualquier tipo de intercambio comercial entre ambos países como "medida de precaución".

A pesar de estos indicios, Laitenberger apuntó también que las granjas que Bernard Matthews posee en Hungría están situadas a unos 200 kilómetros del área donde se encuentran las dos explotaciones donde se registraron los dos brotes húngaros a finales de enero. Asimismo, constató que las instalaciones de la empresa británica en Hungría "son más bien de patos -la especie de ave a la que afectó la gripe aviar en este país-- que de pavos", a los que afectó el brote británico.

De momento, ésta es una de las hipótesis de las averiguaciones sobre el origen del brote en el Reino Unido, en la que Londres y Budapest están cooperando estrechamente. También está al corriente de cualquier desarrollo la Comisión Europea que, de momento, no quiere "especular" sobre un eventual vínculo entre los casos británico y húngaro hasta que no se tengan datos confirmados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies