Groenlandia exige a EEUU que limpie los restos radiactivos de las bases de la Guerra Fría

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Groenlandia exige a EEUU que limpie los restos radiactivos de las bases de la Guerra Fría

Radares militares estadounidenses en Groenlandia
REUTERS
Publicado 17/10/2016 19:39:00CET

COPENHAGUE, 17 Oct. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Groenlandia ha instado este lunes a Estados Unidos y a Dinamarca a limpiar las 30 bases militares norteamericanas de la época de la Guerra Fría y ha advertido de que está perdiendo la paciencia ante el riesgo de contaminación radiactiva y química.

El Gobierno groenlandés, que cuenta con una amplia autonomía, denuncia que Estados Unidos y también Dinamarca tienen una responsabilidad con respecto a estas bases, ahora abandonadas.

"En Groenlandia hay más de 30 instalaciones militares estadounidenses abandonadas en las que no se han afrontado las implicaciones medioambientales y sanitarias de los residuos abandonados", señala el Gobierno de Groenlandia en un documento oficial.

"Hemos esperado más de 70 años en algunos casos para que el contaminante asuma la limpieza o pague por el coste de estas operaciones. Groenlandia está perdiendo la paciencia con la respuesta vaga de los sucesivos gobiernos daneses", añade.

El Parlamento groenlandés prepara una moción para el mes próximo en la que ordena al Gobierno que se asegure de que "Estados Unidos y Dinamarca garanticen sin más demora la limpieza de más de 30 instalaciones militares estadounidenses".

En agosto, un estudio científico reveló que el cambio climático y el progresivo calentamiento podría provocar en cuestión de décadas un vertido de los deshechos radiactivos almacenados en Camp Century, una base militar abandonada construida en 1959 dentro de los hielos de Groenlandia que se creían perpetuos.

El estudio advierte de que la retirada de los residuos sería extremadamente cara y recomienda aplazar la limpieza hasta poco antes de que afloren los residuos, que incluyen también químicos tóxicos, combustible y aguas fecales.

Sin embargo, Groenlandia considera mucho más peligrosos los restos de un bombardero B-52 que se estrelló en 1968 en el norte de Groenlandia cuando transportaba varias bombas de hidrógeno.

Estados Unidos mantiene aún operativa la Base Aérea de Thule, en el norte de Groenlandia, para detectar mediante un sistema de alerta temprana el posible lanzamiento de misiles nucleares hacia Norteamérica, aunque la presencia estadounidense es mucho menor que durante la Guerra Fría.

Dinamarca ha insistido en que se toma "en serio" esta problemática. "El Gobierno estudiará la posibilidad de ampliar el actual sistema de estudio climático a la zona de Camp Century", ha explicado el Ministerio de Asuntos Exteriores danés en un comunicado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies