Un grupo de 35 civiles enfermos y heridos evacuados de Ghuta Oriental

Edificios destruidos en Duma, Ghuta Oriental
REUTERS / BASSAM KHABIEH - Archivo
Publicado 13/03/2018 11:19:21CET

BEIRUT, 13 Mar. (Reuters/EP) -

Un grupo de 35 civiles heridos y enfermos están siendo trasladados de Ghuta Oriental, en la periferia de Damasco, en el marco de un proceso de evacuación médica en este enclave controlado por fuerzas rebeldes y asediado por las fuerzas del régimen que preside Bashar al Assad.

Las imágenes difundidas por la cadena de televisión estatal muestran a mujeres llevando a niños pequeños, a hombres cojeando con muletas y a un anciano con silla de ruedas avanzando entre un grupo de militares sirios cerca del puesto de cruce de Al Wafideen, que conecta Ghuta con el exterior.

El coordinador humanitario de la ONU para Siria, Alí al Zatari, ha anunciado a primera hora de la mañana este martes que a lo largo del día se realizaría la evacuación de civiles de Ghuta Oriental. "Hoy se espera la evacuación de civiles, incluyendo personas con problemas médicos", ha asegurado Al Zatari a Reuters en el cruce de Al Wafideen.

La ofensiva de las fuerzas gubernamentales sirias en Ghuta Oriental ha acabado con la vida de más de 1.100 civiles en las últimas semanas, según los cálculos de la Oficina de Coordinación Humanitaria de Naciones Unidas.

Las fuerzas del Gobierno sirio se han hecho con más de la mitad de Ghuta Oriental, una región compuesta por una serie de localidades y una zona rural densamente poblada donde Naciones Unidas sostiene que desde 2013 viven unos 400.000 civiles bajo el asedio del régimen de Al Assad. Los avances del Ejército sirio han dejado aisladas a las localidades de Duma y Harasta, dividiendo Ghuta Oriental en varios enclaves separados.

Yasser Delwan, un responsable político del grupo rebelde Yaish al Islam, ha dicho que las personas que han salido de Duma son los primeros pacientes que van a ser evacuados para recibir tratamiento médico.

El grupo rebelde dijo el lunes que alcanzó un acuerdo con Rusia, con la mediación de Naciones Unidas, para evacuar a las personas heridas. La ofensiva del Gobierno en Ghuta Oriental es una de las mayores libradas en los últimos meses en la guerra de Siria, que cumple su octavo año. La toma de Ghuta Oriental supondría la mayor derrota de los rebeldes desde la pérdida de Alepo.

Rusia ha ofrecido a los rebeldes un paso seguro con sus familias si entregan su territorio, una táctica usada por Rusia y por el régimen sirio en otras zonas del país para ir recuperando terreno desde 2015. Las dos principales facciones rebeldes presentes en Ghuta Oriental han prometido quedarse y combatir.

La evacuación de este martes es el primer acuerdo alcanzado por los rebeldes con Rusia y con el régimen sirio para permitir a los civiles salir de Ghuta Oriental desde el inicio de la ofensiva de las fuerzas gubernamentales sirias hace un mes.

Sin embargo, Hamza Birqdar, portavoz militar de Yaish al Islam, ha dicho en un mensaje de vídeo difundido en Internet que los milicianos seguirán defendiendo Ghuta Oriental hasta el final. Naciones Unidas ha hecho un llamamiento para la evacuación urgente de unos 1.000 pacientes que necesitan tratamiento médico de emergencia. La ONU ha expresado su preocupación por toda la población de Ghuta Oriental, donde se están agotando las medicinas y los alimentos desde que comenzó la ofensiva del Ejército sirio a mediados de febrero.

Con la región ahora dividida en varias partes por el avance de las fuerzas del régimen, Delwan ha dicho que su grupo rebelde está a cargo solo de las evacuaciones de Duma y no de las de otras localidades de la región.

La cadena de televisión estatal ha dicho que el primer grupo de civiles evacuado está formado por unas 35 personas y que serán trasladadas a un refugio en las afueras de Damasco. Las familias están durmiendo al raso en las calles de Duma por la falta de espacio en los sótanos para protegerse de los bombardeos, según han denunciado las autoridades locales.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha dicho que los bombardeos del Gobierno han continuado este martes en la zona sur del enclave, que comprende las localidades de Saqba, Kafr Batna y Jisreen.