Un grupo de milicianos y sus familiares comienza a abandonar la región de Ghuta Oriental

Humo en Ghuta Oriental (Damasco, Siria)
REUTERS - Archivo
Actualizado 09/03/2018 22:05:59 CET

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Un grupo de milicianos y sus familiares ha comenzado este viernes a abandonar la región de Ghuta Oriental, situada en los alrededores de Damasco, según ha informado la agencia estatal siria de noticias, SANA.

Según estas informaciones, estas personas han salido de la región a través del campamento de Wafidin, establecido por las autoridades en el límite entre Damasco y Ghuta Oriental.

La citada agencia ha indicado que "los grupos terroristas siguen intentando evitar que los civiles abandonen la zona" y ha resaltado que "atacan los corredores seguros en Wafidin y Jisrin", sin dar más detalles al respecto.

El Gobierno de Siria había indicado que se crearía un corredor seguro para aquellos que quisieran evacuar la zona, escenario de una ofensiva a gran escala del Ejército desde hace varias semanas.

La cadena de televisión estatal ha mostrado imágenes de lo que ha presentado como trece combatientes y sus familiares, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Durante la jornada, el grupo rebelde Jaish al Islam ha asegurado haber acordado la evacuación de miembros del Frente Fatá al Sham --antiguo Frente al Nusra-- que se encontraban encarcelados en las prisiones que controla en la región.

"Tras nuestro encuentro de hoy con la delegación que ha entrado en Ghuta acompañando el convoy de ayuda se ha alcanzado un acuerdo para evacuar al primer grupo de miembros (del Frente Fatá al Sham) presentes en prisiones de Jaish Al Islam después de ser detenidos en una operación de seguridad que Jaish al Islam inició el 28 de abril de 2017", ha indicado en su comunicado.

El líder de Jaish al Islam, Mohamad Allush, ha manifestado en declaraciones la cadena de televisión Al Arabiya al Hadaz que el número de combatientes del Frente Fatá al Sham en Ghuta Oriental no es superior a "unos pocos cientos".

Por el momento se desconoce si el acuerdo de evacuación de miembros del Frente Fatá al Sham, anteriormente la rama de la organización terrorista Al Qaeda en Siria, llevará a una evacuación mayor de milicianos de otros grupos o civiles.

LA OFENSIVA CONTRA GHUTA ORIENTAL

La región lleva sitiada por el Ejército desde hace meses, si bien fue hace varias semanas cuando intensificó su ofensiva para intentar hacerse con el control de la misma.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos señaló en la noche del miércoles que las fuerzas del presidente, Bashar al Assad, habían logrado dividir en dos la región, antes de indicar que el Ejército se había hecho con el 52 por ciento del territorio de Ghuta Oriental.

Damasco y Moscú alegan que sus objetivos en el caso de Ghuta Oriental son grupos terroristas, un argumento que ha puesto en duda el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein.

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) --que apoya clínicas en la zona-- cifró el jueves en más de mil los muertos como consecuencia de los bombardeos lanzados por las fuerzas del régimen sirio y sus aliados en la región, escenario de incesantes ataques desde hace más de dos semanas.

La organización calcula que, desde que se recrudecieron los ataques, 71 personas han muerto de media cada día y otras 344 han resultado heridas. En total, han perdido la vida 1.005 personas, mientras que otras 4.829 han sufrido heridas, y el balance sigue subiendo conforme pasan las horas y la ofensiva continúa --dos de los diez centros que participan en el balance no actualizan datos desde el 3 de marzo--.

La derrota en Ghuta supondría para los rebeldes el mayor golpe militar desde que perdieron la zona este de Alepo a finales de 2016. Entonces, el régimen también empleó una táctica similar de asedio, ataques aéreos y asaltos terrestres para salirse con la suya, a costa de llevar al límite a decenas de miles de personas.