El grupo rebelde de Machar confirma que está detrás del secuestro de siete trabajadores humanitarios

El líder rebelde de Sudán del Sur, Riek Machar
THOMAS MUKOYA/REUTERS - Archivo
Publicado 11/04/2018 21:05:38CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El grupo rebelde que encabeza el exvicepresidente de Sudán del Sur Riek Machar ha confirmado este miércoles que tiene en su poder a siete trabajadores humanitarios que fueron secuestrados en marzo en el país.

"Nuestra unidad de Inteligencia detuvo a los trabajadores humanitarios porque algunos de ellos son agentes del Gobierno que espían a favor de las autoridades de Yuba", ha dicho el viceportavoz del grupo, Lam Paul Gabriel.

"Seguimos con nuestras investigaciones, y los que sean declarados culpables podrían ser liberados si hay orden de nuestra cúpula", ha indicado, en declaraciones a la emisora local Eye Radio.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Sudán del Sur reclamó el martes la liberación de los siete trabajadores sursudaneses, que trabajan para la ONG local SSUHA y que fueron secuestrados el 25 de marzo en el estado de Equatoria Central.

El organismo condenó además el asesinato durante el fin de semana de un cooperante sursudanés en un ataque en Bentiu (norte), después de que hombres armados dispararan contra un vehículo con el logo de la ONG católica CORDAID en el que viajaban cinco cooperantes.

Al menos 98 trabajadores humanitarios, en su mayoría sursudaneses, han sido asesinados en Sudán del Sur desde que estalló el conflicto en diciembre de 2013 entre el presidente, Salva Kiir, y su antiguo vicepresidente Riek Machar, a los que en los últimos años se han unido otros grupos armados.

Según las últimas estimaciones del Fondo de la ONU para la Agricultura (FAO), unos 6,33 millones de sursudaneses se encuentran en situación de inseguridad alimentaria, frente a los 4,8 millones que había a finales de 2017. Además, se espera que con la llegada de la estación de escasez, entre mayo y julio, la cifra alcance el récord de 7,1 millones, a menos que llegue la suficiente ayuda.

Unos 4,3 millones de sursudaneses se han visto obligados a abandonar sus hogares desde que estalló el conflicto, unos 2,4 millones de los cuales han buscado refugio en los países vecinos.