Grupos civiles piden a Varsovia que retire una ley que silenciaría la complicidad histórica en el Holocausto

 Auschwitz II-Birkenau Vigilia
REUTERS / KACPER PEMPEL
Publicado 03/02/2018 16:52:36CET

VARSOVIA, 3 Feb. (Reuters/EP) -

Varios grupos de la sociedad civil polaca han advertido de que el país se encamina al resurgimiento del antisemitismo si se aprueba una ley que impondría penas de cárcel por sugerir que la nación fue cómplice en el Holocausto, mientras crece la presión sobre el presidente Andrej Duda para que vete la norma.

El Parlamento aprobó el jueves el texto, que impondría pena de cárcel por afirmar que Polonia fue cómplice en el Holocausto, lo que ha generado preocupación en Estados Unidos e indignación en Israel, que denunció un "intento por recusar la verdad histórica".

La nueva ley permite sentencias de cárcel de hasta tres años por usar el término "campos de la muerte polacos" y por sugerir "públicamente y contra los hechos" la complicidad de parte de la nación polaca o del Estado en los crímenes de la Alemania nazi.

Más de tres millones de los 3,2 millones de judíos de Polonia fueron asesinados por los nazis, alrededor de la mitad de los judíos muertos en el Holocausto. Los judíos de Europa fueron enviados a campos de exterminio construidos y operados por alemanes en territorio polaco como Auschwitz y Treblinka.

En una poco frecuente muestra de unidad, grupos minoritarios y étnicos del país, entre ellos judíos, ucranianos y rusos, instaron a Duda y a otras autoridades a reaccionar contra toda forma de xenofobia, intolerancia y antisemitismo.

"Nuestra preocupación particular y oposición se debe a las numerosas y ruidosas manifestaciones de antisemitismo que hemos presenciado esta semana después de que el Parlamento aprobase la ley", han hecho saber estos grupos en un comunicado.

Actualmente, Polonia es uno de los países de Europa más homogéneos étnica y religiosamente pero antes de la Segunda Guerra Mundial los judíos suponían el 10 por ciento de la población. El país también tenía minorías ucranianas, alemanas y bielorrusas, entre otras.

El partido gobernante, el conservador PiS, encendió el debate sobre el Holocausto en una campaña por el patriotismo desde que llegó al poder en 2015. Dice que se necesita la ley para proteger la reputación del país y para que los historiadores reconozcan que los polacos también fueron víctimas de los nazis.

Autoridades israelíes dijeron que la legislación criminaliza hechos históricos básicos. Los detractores de la norma temen que frene la libertad de expresión y pueda usarse contra los supervivientes o los historiadores del Holocausto.

El mandatario no ha dicho si firmará la ley, pero su portavoz dijo a la radio polaca Trojka: "El presidente cree que Polonia, como cualquier otro país, tiene derecho a defender su buen nombre... tiene el derecho a defender la verdad".