Grupos de Derechos Humanos piden acceso a la región birmana de Rajine

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Grupos de Derechos Humanos piden acceso a la región birmana de Rajine

Publicado 21/10/2016 14:20:28CET

YAKARTA, 21 Oct. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Varios grupos de Derechos Humanos han pedido a Birmania que permita el acceso de ayuda humanitaria en el estado de Rajine, de mayoría musulmana, debido a los últimos ataques que impiden que las organizaciones suministren comida y medicamentos a los afectados.

Las tropas birmanas han barrido el estado de Rajine durante más de una semana en busca de cerca de 400 combatientes, la mayoría pertenecientes a la comunidad musulmana rohingya, que creen que estarían apoyados por islamistas en el extranjero.

El Ejército de Birmania ha declarado el área como una "zona de operaciones" y ha controlado firmemente la circulación de información desde que varios insurgentes se apoderaron de decenas de armas en los asaltos producidos en la frontera a principios de este mes, donde murieron nueve policías.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha asegurado que no tiene acceso para suministrar alimentos y medicinas a los 50.000 afectados que hay en Maungdaw, el centro del conflicto, pero pretende llegar a un pueblo vecino la semana que viene.

"El Gobierno birmano tiene la responsabilidad de buscar y detener a los autores del ataque producido en la frontera, pero siempre respetando los Derechos Humanos y permitiendo que tanto las organizaciones como los periodistas tengan acceso al área", ha asegurado el director de Human Rights Watch (HRW) para Asia, Brad Adams.

Por su parte, Amnistía Internacional ha denunciado que la violencia ha agravado una de las situaciones humanitarias más serias del país. "Las autoridades de Birmania deben levantar las restricciones para permitir que Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias lleguen a las personas que necesitan ayuda", ha añadido el director de Amnistía Internacional en el sur de Asia y el Pacífico, Rafendi Djamin.

Se sospecha que cerca de 30 milicianos y cinco militares han muerto desde los ataques a principios de este mes. Al menos 120.000 personas, la mayoría rohingya, ya estaban desplazadas en Rajine tras el brote de violencia en 2012.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies