Grupos de supremacía blanca en EEUU amenazan con más ataques racistas

autor del tiroteo en una iglesia de Charleston, en Carolina del Sur, como Dylann
FACEBOOK
Publicado 24/06/2015 21:23:59CET

ABBEVILLE (CAROLINA DEL SUR), 24 Jun. (Reuters/EP) -

Los líderes de varios grupos estadounidenses que proclaman la supremacía de la raza blanca no sólo no condenan el crimen racista de Charleston sino que "entienden las motivaciones" detrás de este ataque y pronostican más actos de violencia similares.

Varias entrevistas con cinco populares líderes nacionalistas revelan que su movimiento se ha fortalecido tras acontecimientos como la elección del primer presidente afroamericano en Estados Unidos y lo que han descrito como el "acoso" que sufren los agentes de Policía blancos.

"Muchos blancos en Estados Unidos están comenzando a despertarse", ha celebrado Robert Jones, líder de los Caballeros Blancos de Ku Klux Klan en Carolina del Norte. En esta línea, ha afirmado que los blancos están comenzando a "hartarse" de la falta de atención prestada a los crímenes contra blancos perpetrados por negros.

Aunque esta ira no se ha traducido en un incremento de miembros en este tipo de grupos que fomentan el odio. El Ku Klux Klan de hoy en día, que cuenta con un máximo de 3.000 miembros, ni tan siquiera sueña con rozar los seis millones de miembros que alcanzó en su momento álgido en 1920, según cifras que recoge el Centro Legal para la Pobreza del Sur, que vigila a grupos extremistas.

El año pasado, el número de grupos nacionalistas blancos identificados fue de 518, mientras que en 2008 se documentaron 736. Asimismo, las cifras atribuidas a crímenes de odio se mantienen constantes durante la última década, según las cifras que maneja esta organización.

OCULTOS EN INTERNET

Aunque el centro advierte de que estas estadísticas pueden ser malinterpretadas, ya que asesinatos como el de Charleston ponen de relieve cambios fundamentales sobre cómo se transmite el mensaje del "poder blanco" hoy en día, a través de miembros cada vez más jóvenes que interactúan bajo la condición de anonimato en foros de Internet.

'Stormfront', una de estas páginas web, se describe a sí misma como "una comunidad de realidades raciales" y apunta que el número de usuarios registrados ha aumentado más del doble desde 2008. Un manifiesto atribuido a Dylann Roof, el autor de la matanza de Charleston, describe cómo el joven se radicalizó a través de la web.

Kyle Rogers, otro miembro del grupo en Carolina del Sur, vende parches con la bandera de la época del Apartheid, parecidos al que Roof llevaba en su chaqueta en una conocida fotografía distribuida mediáticamente.

A este respecto, el coordinador del Centro Legal sobre la Pobreza del Sur, Stephen Piggott, reitera el peligro de que estas personas se oculten tras las pantallas del ordenador. "Si caminas por la calle, es muy raro que encuentres a gente que porta esta insignia", ha dicho, pero "estamos viendo que es algo normal entre los jóvenes del mundo nacionalista", ha agregado.

"Se esconden en Internet. No se organizan", ha advertido. En este sentido, ha prevenido que la violencia se podría evitar si adultos controlan estas "conductas separatistas".

"ABRIR LAS FRONTERAS ES UN ERROR"

Un miembro del Ku Klux Klan, Bradley Griffin, ha descrito el ataque de Charleston como "horrible" en un intento de marcar la distancia con la organización. "Nadie de nuestro grupo ha dicho nunca: 'Coge una pistola y dispara a gente al azar'. No sé de dónde cogió este chico la idea", ha aclarado en una entrevista.

Aunque ha agregado que simpatiza con el enfado de Roof. "Si alguien toca un pelo a una persona negra es una noticia internacional, mientras que los crímenes más terribles e inimaginables los sufren los blancos todo el tiempo", ha señalado. Su web, que ha sido eliminada, describía a esta organización como "el único grupo de activistas a nivel nacional que defiende los derechos de los blancos" y advierte del "vandalismo del negro moderno".

Los líderes de estos grupos extremistas advierten de que el tiroteo de la semana pasada podría presagiar un aumento de violencia por parte de blancos descontentos que ven un mundo cambiante que no pueden aceptar. "Creo que vais a ver un repunte de este tipo de ataques", ha resaltado Brian Culpepper, líder del Movimiento Nacional Socialista de Tennessee, la mayor organización neonazi de Estados Unidos. "Abrir las fronteras es un gran problema", ha asegurado en una entrevista, ya que según ha justificado genera "resentimiento entre los blancos y entre los nacionalistas".

EL RACISMO ESTÁ VIVO

Carolina del Sur tiene el índice de grupos de odio más alto de todo el país, que incluyen a catorce organizaciones nacionalistas blancas y dos relacionadas con el Ku Klux Klan. Muchos afroamericanos estadounidenses en este estado denuncian que estos grupos agudizan las tensiones raciales y alimentan los actos de violencia como el que sufrió la iglesia de Charleston.

"No me sorprendió", asegura Mary Quarles, una mujer negra que pasó su infancia en Abbeville, en Carolina del Sur. "Estamos en el sur, y el sur es el sur", señala mientras recuerda que su tatarabuelo fue apaleado en esta ciudad por faltar el respeto a una blanca. "Es muy triste que sigamos con esto", lamenta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies