Amnistía reclama al Gobierno de EEUU que fije una "nueva fecha" para tratar sobre el futuro de Guantánamo

Actualizado 22/06/2007 16:47:51 CET

LONDRES, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) reclamó hoy al Gobierno de Estados Unidos que fije "una nueva fecha" para la reunión, prevista para hoy y finalmente cancelada, en la que se iba a tratar sobre el futuro e incluso sobre el posible cierre del centro de detención norteamericano de la bahía de Guantánamo, en el sur de Cuba.

"Es absolutamente prioritario fijar una nueva fecha para la reunión que se canceló ayer en la que se iba a tratar el futuro del centro de detención situado en la bahía de Guantánamo", afirmó AI en un comunicado. "Cada día que pasa cuenta: este campo de detención no puede seguir abierto", añadió.

En su comunicado, Amnistía recordó que "ha transcurrido más de un año" desde que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, "manifestó por primera vez que le gustaría cerrar Guantánamo". "Sin duda hay obstáculos que salvar a la hora de cerrar el centro, pero en principio la solución es sencilla y el Gobierno debe poner toda su energía en este asunto", aseveró Amnistía.

La Administración norteamericana "puede hacer dos cosas: bien acusar a los detenidos de algún delito común reconocible y procesarlos en el sistema ordinario de justicia civil, o bien ponerlos en libertad con protección plena frente a posibles abusos", prosiguió la organización.

"Por otro lado, los demás Gobiernos deben hacer todo lo que esté en su mano para poner fin a este escándalo de Derechos Humanos y plantearse de manera activa la posibilidad de aceptar a detenidos puestos en libertad", concluyó el comunicado.

REUNIÓN APLAZADA

Para hoy estaba prevista una reunión de alto nivel en la Casa Blanca para analizar el posible cierre del centro de Guantánamo, pero finalmente fue cancelada, según declaró a la CNN el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Gordon Johndroe, quien no explicó los motivos de esta suspensión.

Poco antes, Associated Press había informado de que la Administración del presidente Bush estaba "cerca de decidir" el cierre de Guantánamo. Fuentes citadas por la agencia indicaron que las autoridades se han planteado la posibilidad de trasladar a los presos a cárceles situadas en territorio estadounidense, incluida una prisión de máxima seguridad en el Fuerte Leavenworth en Kansas.

La medida, según AP, iba a ser analizada hoy en la Casa Blanca en una reunión a alto nivel en la que estaba prevista la presencia del secretario de Defensa, Robert Gates; la secretaria de Estado, Condoleezza Rice; el fiscal general de Estados Unidos, Alberto Gonzales; el responsable de Seguridad Interna, Michael Chertoff; el director nacional de Inteligencia, Mike McConnell, el jefe de Estado Mayor del Ejército, el general Peter Pace; y el vicepresidente, Richard Cheney.

Responsables de la Casa Blanca, del Pentágono y del Departamento de Justicia han negado las informaciones de AP. "La Administración no está 'cerca de decidir' un cambio en nuestra política" sobre Guantánamo", declaró a la CNN la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

Por su parte, Gordon Johndroe declaró esta pasada noche a Europa Press que, por el momento, "no hay ninguna decisión inminente" sobre el cierre de Guantánamo, si bien reconoció que "altos cargos se han reunido en el pasado para abordar la cuestión" y admitió que podrían retomar la cuestión "en un futuro".

Johndroe explicó que "el presidente ha expresado su deseo de cerrar" el centro de forma "responsable". Para ello, explicó, se tienen que "dar una serie de pasos", entre los que destacó la necesidad de "establecer comisiones militares" y el establecimiento de garantías para la "repatriación de los detenidos que hayan sido absueltos". "Estas condiciones no se han completado", por lo que "no hay ninguna decisión inminente" sobre el cierre de Guantánamo, añadió.

Fuentes del Departamento de Defensa de Estados Unidos aseguraron anoche a Europa Press que en la actualidad hay "aproximadamente 375 prisioneros en Guatánamo". De estos, "alrededor de 80" de diversas nacionalidades saldrán del centro de detención después de que se haya aprobado su excarcelación, aunque las mismas fuentes matizaron que su repatriación está "pendiente de que el Departamento de Estado alcance acuerdos con sus países de origen". Aparte, un número indeterminado serán sometidos a comisiones militares, añadieron.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies