De Arístegui dice que cerrar Guantánamo sería "un paso muy positivo" porque el centro es "contraproducente"

Actualizado 22/06/2007 4:31:17 CET

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Partido Popular en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, consideró hoy que si finalmente se produce el cierre del centro de detención estadounidense de Guantánamo, en territorio cubano, esa acción significaría "un paso muy positivo que va en la dirección adecuada".

En conversación telefónica con Europa Press, De Arístegui recordó que, desde el primer momento, el Partido Popular hizo saber al Gobierno de Estados Unidos que consideran que el centro de detención de Guantánamo es "contraproducente".

"De producirse, me parece que es un paso muy positivo y en la dirección adecuada. Estoy convencido de que han ayudado las presiones de diferentes colectivos defensores de los Derechos Humanos así como de países amigos --como lo era el Gobierno del Partido Popular cuando estaba en el Gobierno--, y de declaraciones como las que yo en nombre de mi partido y en el mío propio he hecho para denunciar que Guantánamo suponía una fuente inagotable de combustible para el fanatismo", consideró De Arístegui.

En ese sentido, el portavoz popular insistió en que si finalmente se cumpliera esa posibilidad "sería un motivo para que todos los demócratas del mundo se felicitaran" por el cierre de una prisión que tildó de "centro que avergonzaba a los demócratas y que perjudicaba mucho más de lo que ayudaba a la lucha contra el terrorismo".

"El Partido Popular desde que conoció la naturaleza, la vocación y el cometido de Guantánamo como centro de detención de prisioneros retenidos, sin juicio, sin acusación y sin ningún tipo de defensa posible lo calificamos como agujero negro de los Derechos Humanos y como un limbo jurídico inaceptable desde todo punto de vista", declaró.

"De hecho, a los estadounidenses, de quienes somos leales amigos y no seguidistas como dice el Partido Socialista, les hicimos saber, de manera muy clara que Guantánamo era contraproducente, primero porque ser moral y éticamente reprobable y segundo, porque ser una fuente de excusas perfectas para los fanáticos que podrían decir que Occidente incumplía las normas que intentaba hacer respetar al mundo entero", subrayó.

"Al terrorismo no se le puede derrotar con atajos, ni pisoteando los derechos y libertades fundamentales, sino dejando muy claro que incluso y sobre todo los derechos y libertades fundamentales de los terroristas tienen que ser garantizados porque eso es la grandeza de la democracia. Lo que nos da ética y moral la superioridad contra los enemigos de la democracia", añadió.

"Justamente por esa superioridad moral a lo largo de la Historia de la Humanidad, sobre todo en los últimos 200 años aquellos que hemos defendido, respetado, venerado y preservado las libertades de todos hemos podido siempre derrotar al fanatismo, la democracia, la violencia y el totalitarismo", concluyó el portavoz del Partido Popular en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados.

PRESOS

Gustavo de Arístegui dijo que hasta ahora la explicación de que la Administración Bush no tuviera a los presos de Guantánamo en territorio estadounidense se debía a que al ser una democracia, "serían competentes los juzgados y tribunales ordinarios y habrían hecho uso de las potestades que en cualquier democracia tienen los tribunales que es aplicar todo el peso de la ley a quien es culpable". Esto permitiría unos procesos "con todas las garantías de un juicio justo y respetando escrupulosamente los derechos y libertades fundamentales de todos de los presos, incluidos los de los terroristas más sanguinarios y bárbaros", explicó.

"Si finalmente son trasladados a Estados Unidos los presos, los tribunales ordinarios se ocuparán de ellos. Aquellos que sean encontrados culpables serán condenados a largas penas de prisión como en cualquier otra democracia del mundo y sobre los que no pesen las suficientes pruebas o sobre los que no haya indicio alguno de criminalidad serán puestos en libertad", dijo.

"Eso sería un avance extraordinario, no solo en la defensa de la libertades y también, no hay que olvidarlo, en la lucha contra el terrorismo", finalizó.

REUNIÓN DE ALTO NIVEL

Las declaraciones de Arístegui a Europa Press se producen después de que fuentes de la agencia Associated Press informara de que la Administración del presidente norteamericano, George W. Bush, estaba cerca de tomar una decisión para el cierre del centro de detención de Guantánamo.

Sin embargo, el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, desmintió en declaraciones a Europa Press que fuera a producirse dicha reunión, si bien reconoció que este asunto ha sido tratado en el pasado por "altos cargos" y que espera que se reúnan para retomar la cuestión "en un futuro". Johndroe explicó que "el presidente ha expresado su deseo de cerrar" dicho centro, de forma "responsable".

Para ello, explicó que se tienen que "dar una serie de pasos" antes de que "pueda darse" el cierre. Entre ellos, el portavoz destacó la necesidad de "establecer comisiones militares", así como garantías de facto para la "repatriación de los detenidos que han sido absueltos para su liberación a sus países de origen respectivos".

Al respecto, Johndroe constató a Europa Press que "estas condiciones no se han completado" por lo que reiteró "no hay ninguna decisión inminente" por el momento para el cierre de Guantánamo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies