El Tribunal Supremo absuelve al "talibán español", al declarar nulas las pruebas de Guantánamo

 

El Tribunal Supremo absuelve al "talibán español", al declarar nulas las pruebas de Guantánamo

Actualizado 24/07/2006 18:18:40 CET

"Hmido" permaneció 2 años en la base estadounidense y otros 2 años y 2 meses en prisión en España por la sentencia de la A. Nacional.

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo absolvió hoy a Hamed Abderrahaman Ahmed, alias "Hmido", conocido como el "talibán español" por haber permanecido 2 años en Guantánamo, al declarar nulas las pruebas obtenidas contra él durante su estancia en ese "verdadero 'limbo' en la Comunidad Jurídica", que, según la sentencia, es la base estadounidense, y considerar que la Audiencia Nacional "reinterpretó" la declaración que prestó durante el juicio en el que se le condenó a 6 años de prisión por integración en la organización terrorista Al Qaeda.

"Hmido" abandonó la cárcel de Algeciras (Cádiz) el pasado día 20, después de que los magistrados del Supremo decidieran que le iban a absolver, se informó a Europa Press en Instituciones Penitenciarias. En total en España ha estado preso por esta causa entre el 12 de febrero de 2004, cuando fue entregado por Estados Unidos, y el 13 de julio de ese mismo año, y desde que la Audiencia Nacional le condenó el pasado 5 de octubre, lo que suma un total de 2 años y 2 meses.

La defensa de "Hmido", ejercida por el abogado Marcos García Montes, argumentaba, entre otros aspectos, que la condena de la Audiencia Nacional a "Hmido" se basaba en la utilización de palabras como "yihab", "muyahidin" y "talibán" con "un contenido inequívocamente delictivo". Además, la defensa criticaba que la declaración que prestaron en el juicio los agentes de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) de la Policía que se desplazaron a Guantánamo en julio de 2002 para entrevistarle, sin información de derechos, ni presencia letrada, se utilizaba como indicio en la sentencia condenatoria.

EL "LIMBO" DE GUANTÁNAMO

El alto tribunal declara la nulidad de dicha declaración y de todas las actuaciones con origen en Guantánamo, al que califica de "verdadero 'limbo' en la Comunidad Jurídica", en el que se pone en práctica el llamado "Derecho Penal del Enemigo", opuesto al reservado a los ciudadanos.

"La detención de cientos de personas, entre ellas el recurrente, sin cargos, ni garantías y por tanto sin control y sin límites, en la base de Guantánamo, custodiados por el Ejército de Estados Unidos, constituye una situación de imposible explicación y menos justificación desde la realidad jurídica y política en la que se encuentra enclavada", señala la sentencia.

El alto tribunal precisa que no le "corresponde pronunciarse sobre la situación de mantener privados de libertad indefinidamente a personas en esos 'limbos'", pero señala que el origen de la situación insólita de Guantánamo parece encontrarse en la doctrina recogida en el aforismo estadounidense "El Tribunal Supremo ha decidido que la Constitución no sigue a la bandera".

La Sala Segunda también ha anulado las intervenciones telefónicas que le vinculaban al líder de la célula española de Al Qaeda, Imad Eddin Barakat Yarkas, condenado a 12 años por el Supremo por integración en organización terrorista, en la sentencia dictada recientemente contra este grupo y que precisamente anuló las grabaciones utilizadas contra "Hmido".

DECLARACIÓN VÁLIDA, PERO REINTERPRETADA.

Así las cosas, el Supremo afirma que la única prueba de cargo contra el "talibán español" es la declaración que prestó ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, el 26 de febrero de 2004, que es válida, porque se realizó cuando el preso se había reestablecido de su estancia en Guantánamo y con todas las garantías. Además, no se ha visto contaminada por las pruebas anuladas.

Sin embargo, el alto tribunal considera que la Audiencia Nacional reinterpretó las manifestaciones del acusado tanto en el Juzgado, como en el juicio. Así la sentencia de instancia declara que se desplazó a Inglaterra, cuando "Hmido" lo negó, y equipara escuela coránica con "madraza-campamento". También "silencia" la declaración del acusado contra el terrorismo y los atentados del 11-S.

MARTIRIO.

Además, el Supremo afirma que la "autocalificación de mártir que se concedió el recurrente al ejercer el derecho a la última palabra, que la sentencia lo relaciona como una comunión con el fundamentalismo islámico en clave de autoinmolación terrorista, es lo cierto que se trata de una interpretación que en modo alguno consiente el contexto de respuestas dadas por el recurrente. Por el contrario, es de toda razonabilidad, dar a ese término el que le concede el propio autor: fue mártir porque sufrió, sin justificación una privación de libertad en condiciones" muy duras.

"La conexión del martirio en referencia al sufrimiento padecido en Guantánamo es de una razonabilidad que habla por sí misma, frente a la interpretación --en realidad reinterpretación-- en clave terrorista que le da el tribunal, y ello es más diáfano cuando se trata de personas que de manera inequívoca todas las veces que se le preguntó por Al Qaeda y sus actividades criminales, singularmente, el ataque del 11 de septiembre de 2001, se pronunció con claridad y sin ambigüedades, marcando distancias con tal proceder y calificándolo de crimen", explica la sentencia.

"En definitiva, la sentencia condenatoria no supera, ni con mucho, el canon de 'certeza más allá de toda duda razonable' que es exigible a toda condena como con reiteración tiene declarado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, nuestro Tribunal Constitucional y esta propia Sala. Se está en un total vacío probatorio de cargo", insiste.

Hamed Abderrahaman Ahmed, alias "Hmido", comenzó en 1998 a oír noticias sobre las guerras de Palestina, Cachemira y Chechenia y empezó a estudiar la Yihab. En julio de 2001 decidió viajar a Afganistán, a donde llegó en agosto de ese mismo año. Poco después de los atentados del 11-S huyó a Pakistán, donde fue detenido y trasladado a Guantánamo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies