La Guardia Revolucionaria iraní advierte a EEUU de que sufrirá las consecuencias

Actualizado 17/07/2010 16:42:09 CET

TEHERÁN, 17 Jul. (Reuters/EP) -

El segundo máximo responsable de la Guardia Revolucionaria iraní, Massud Jazayeri, advirtió este sábado a Estados Unidos de que sufrirá las consecuencias del doble atentado contra una mezquita de la ciudad de Zahedán perpetrado el pasado jueves en el que murieron 28 personas y otras 306 resultaron heridas y que fue reivindicado por el grupo suní Jundolá.

"Jundolá ha recibido en otras ocasiones el apoyo de América para sus actos terroristas (...). América debe esperar las consecuencias de estas medidas criminales y salvajes", afirmó Jazayeri.

En la reivindicación, Jundolá explicó que el ataque es en venganza por la ejecución en junio de su líder, Abdolmalek Rigi, cuyos familiares participaron directamente en la operación.

En las dos explosiones contra un emblemático santuario chií muirieron varios integrantes de la Guardia Revolucionaria, cuerpo de élite e ideológico del Ejército iraní. Jundolá está vinculado con Al Qaeda, con Pakistán, Reino Unido y Estados Unidos, según Teherán.

Durante el funeral de las víctimas, celebrado este sábado, el enviado del ayatolá Alí Jamenei, Mohammad Hassan Rahimian, también responsabilizó a Washington del atentado.

Sin embargo, el propio presidente estadounidense, Barack Obama, condenó el viernes el atentado. "El asesinato de civiles inocentes en un lugar de oración es un crimen intolerable y aquellos que lo han perpetrado deben ser rendir cuentas", afirmó el mandatario norteamericano.

Al funeral por las víctimas, celebrado en la propia ciudad de Zahedán, acudieron decenas de miles de personas, según la televisión iraní, y se pudieron escuchar cánticos de "muerte a América".

También hoy un portavoz policial, Ahmadreza Radan, advirtió de que Irán se reserva el derecho a "perseguir a los rebeldes en territorio de Pakistán". "La paciencia de Irán tiene un límite. La inestabilidad en Sistán-Baluchistán tiene sus raíces en el extranjero, (donde) falta voluntad para enfrentarse a los rebeldes", dijo.

Zahedán es la capital de la región de Sistán-Baluchistán, en el sureste del país, y es fronteriza con Pakistán. En esa zona son frecuentes los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y grupos de traficantes de droga. Radan aseguró que 40 personas "que pretendían desestabilizar" Zahedán han sido arrestadas desde el doble atentado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies