La Guardia Revolucionaria iraní niega haber suministrado misiles a los huthis en Yemen

Milicianos huthis en Saná
REUTERS / KHALED ABDULLAH - Archivo
Publicado 27/03/2018 10:53:11CET

LONDRES, 27 Mar. (Reuters/EP) -

La Guardia Revolucionaria iraní ha negado este martes las acusaciones realizadas por Arabia Saudí de que suministró a los rebeldes huthis con capacidades balísticas, después de que este lunes un misil disparado por los insurgentes alcanzara la capital saudí, Riad.

"Todo el mundo sabe que todas las rutas para enviar armas a Yemen están bloqueadas", ha subrayado el 'número dos' de la sección política de la Guardia Revolucionaria, el general de brigada Yadolá Javani, citado por la agencia iraní Tasnim.

"Los yemeníes han alcanzado la capacidad de producir sus propias armas defensivas, incluidos misiles, un logro que es inconcebible para los saudíes", ha subrayado el responsable iraní.

Los huthis, que controlan el norte de Yemen, prometieron el lunes disparar más misiles contra Arabia Saudí a menos que el país, que lidera una coalición que apoya al Gobierno yemení, después de que uno de sus proyectiles causara víctimas en Riad por primera vez.

"Nos felicitamos por el exitoso avance de las capacidades militares", afirmó el jefe del consejo político de los huthis, Salé al Samad, ante miles de partidarios en Saná este lunes, tercer aniversario de la guerra.

"Si quieren la paz, como nosotros les hemos dicho antes, detened vuestro bombardeos aéreos y nosotros detendremos nuestros misiles", añadió. "Si seguís con vuestros bombardeos aéreos, tenemos el derecho de defendernos por todos los medios disponibles", advirtió el dirigente huthi.

Por su parte, la coalición saudí acusó a Irán de haber suministrado a los huthis los misiles balísticos. En rueda de prensa en Riad, su portavoz, Turki al Malki, mostró lo que dijo que eran restos de un misil disparado contra Riad junto con dos misiles Sayyad de fabricación iraní que indicó que formaban parte de un envío incautado dirigido a los huthis en Yemen.

Al Malki defendió que la comunidad internacional debe "trajabar junta para combatir esta peligrosa escalada" que amenaza la seguridad en la región y más allá de ella. Asimismo, dejó claro que la coalición se reservaba el derecho a responder a Irán "en el momento y de la manera adecuada" en virtud del Derecho Internaional y en el marco de Naciones Unidas con el fin de proteger a Arabia Saudí.