Stein reconoce que hace años era "impensable" que una mujer indígena como Menchú pudiera ser candidata

Actualizado 26/06/2007 4:30:26 CET

Critica que todavía haya sectores en la región que se "asuntan" por la llegada al poder de líderes como Evo Morales o Rafael Correa

ANTIGUA (GUATEMALA), 26 Jun. (del enviado especial de EUROPA PRESS, Emilio López) -

El vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, reconoció este lunes que hasta hace unos años en su país era "impensable" que una mujer indígena pudiera llegar a ser candidata a la Presidencia de la República, como es el caso de la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú en las elecciones que tendrán lugar el próximo 9 de septiembre.

Así lo aseguró Stein durante su intervención en la inauguración del II Encuentro de Redes de EuroSocial, el programa de la Comisión Europea para promover la cohesión social en América Latina, que tendrá lugar hasta el próximo jueves en el Centro de la Cooperación española en la ciudad colonial de Antigua y que reúne a más de 350 expertos europeos y latinoamericanos.

Menchú, candidata presidencial de Encuentro por Guatemala, aglutina una serie de nuevos liderazgos que están emergiendo en el país centroamericano, sobre todo de mujeres indígenas con capacidades, calidades y habilidades "extraordinariamente valiosas" pero que, según admitió Stein, todavía están "poco reconocidas" en el entorno profesional, social, cultural y político.

Por eso no es de extrañar que las últimas encuestas de opinión situén a Menchú con tan sólo el 6,2 por ciento de intención de voto, muy por detrás del candidato del partido Guatemala por la Unidad Nacional de la Esperanza, Álvaro Colón, con el 28 por ciento, y Otto Pérez Molina, del Partido Patriota, con el 13,2 por ciento.

GUATEMALA: MAL EJEMPLO DE DISCRIMACIÓN A LOS INDÍGENAS

El vicepresidente guatemalteco insistió en que durante mucho tiempo la población indígena en América Latina se ha tenido que enfrentar a pautas de exclusión muy graves con una "crueldad histórica" sin precendentes. En concreto, admitió que Guatemala "es un buen ejemplo de todo lo que se puede hacer mal o muy mal cuando se trata de las poblaciones indigenas originarias".

Por otro lado, Stein explicó que cada vez es más común en la región que los liderazgos históricos estén siendo "desplazados" por nuevos líderes que vienen de sectores de donde tradicionalemente sólo se consideraba que podían surgir personas "para la pelea sindical, la lucha armada, o las reivindicaciones de tierra".

En este sentido, subrayó que los países de la región todavía no están "culturalmente sensibilizados ni acostumbrados" a admitir que estos nuevos liderazgos puedan llegar a ocupar posiciones de poder, en la toma de decisiones sobre los recursos públicos, el curso de los acontecimientos o las agendas internas.

Por último, criticó el hecho de que los mandos históricos en América Latina estén todavía "reacios" a admitir la llegada de nuevos líderes a la región, como el boliviano Evo Morales o el ecuatoriano Rafael Correa ya que, según dijo, aún "asuntan" a muchos sectores, "No hay que confundir los poderes ciudadanos emergentes con cuestiones de carácter ideológicos", sentenció.

El acto de inauguración de II Encuentro de Redes de EuroSocial contó con la participación del embajador español en Guatemala, Juan López-Dóriga, el embajador francés, Norbert Carrasco-Saulnier, y el representante de la Comisión Europea, Rafael Señán Llerena, quienes comenzaron sus intervenciones mostrando su pesar por la muerte de los seis soldados españoles en Líbano.