Guerra en Siria: de conflicto civil a crisis internacional

 

Guerra en Siria: de conflicto civil a crisis internacional

Desplazados en Yarmuk, en Damasco,
EUROPAPRESS
Actualizado 24/11/2015 11:59:56 CET

MADRID, 23 Nov (EDIZIONES)

¿Qué ha ocurrido para que unas manifestaciones en Siria acaben provocando una crisis internacional? La guerra civil siria ha acabado conviertiéndose en un conflicto de alcance internacional en la que participan varios bandos.

GRUPOS COMBATIENTES

El Gobierno de Bashar al Assad es respaldado por las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad Nacional. Por otro lado, las fuerzas revolucionarias, contrarias a las políticas de Al Assad, en las que luchan desertores del ejército y civiles que tomaron las armas, y están divididos en varios grupos, el principal de ellos es el Ejército Libre Sirio. Destacan los grupos opositores Frente Islámico, el Frente de los Revolucionarios Sirios, el Ejército de los Muyahidín y el Consejo del Comando Revolucionario.

Las fuerzas kurdas también participan en el conflicto con el principal objetivo de establecer la independencia o dotar de más autonomía a la región de Rojava, en el norte del país, también conocida como el Kurdistán sirio. Las fuerzas kurdas están lideradas por las Unidades de Protección Popular y las Unidades Femeninas de Protección.

El Estado Islámico fue el último grupo que entró en el conflicto sirio pero probablemente el que más atención ha adquirido debido a su extrema violencia, y contra él luchan las fuerzas revolucionarias, el Gobierno de Al Assad y los kurdos. Al Estado Islámico se le suman otros grupos yihadistas como el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y el Grupo Jorasán, con los que a pesar de tener afinidades ideológicas, se enfrentan.

Los avances del Estado Islámico sobre Siria y también sobre Irak han provocado la intervención internacional de forma que también participan actores internacionales. Por un lado Rusia que apoya a Bashar al Assad y por otro, la coalición liderada por Estados Unidos que no apoya al Gobierno pero sí a los rebeldes y a los kurdos en la lucha contra el grupo yihadista.

DE PROTESTAS A GUERRA CIVIL

Para entender el conflicto de Siria hay que remontarse a marzo de 2011, cuando los sirios llevaron a cabo protestas por el país influidos por la Primavera Árabe que buscaba una mayor democratización del país y acabar con la falta de libertad y la corrupción.

Estas protestas y manifestaciones crecieron por toda Siria y aunque el Gobierno decidió reprimirlas, estos movimientos no cesaron. A medida que el fenómeno iba creciendo, el Gobierno de Bashar al Assad comenzó a lanzar operaciones militares a gran escala, acciones que fueron condenadas por los países occidentales. Como respuesta, los ciudadanos empezaron a hacer uso de las armas y junto a desertores del ejército, se formó el Ejército Libre Sirio para intentar derrocar al Gobierno de Al Assad

APARICIÓN DE ESTADO ISLÁMICO

En 2013, se crea el Estado Islámico como una escisión del grupo Al Qaeda en Irak. La organización fundada por Usama bin Laden rechazó al Estado Islámico que pronto se convirtió en uno de los principales grupos armados de Irak y Siria. Su líder es Abu Bakr al Baghdadi y entre sus milicianos, además de combatientes iraquíes y sirios, también los hay extranjeros. De hecho, mientras que en 2011 el número de combatientes extranjeros era de 1.000, en 2015 la cifra superaba los 25.000, según el Comité de Seguridad Nacional de Estados Unidos, la mayoría de ellos tunecinos y saudíes aunque también franceses, británicos y alemanes. A finales de 2014, un responsable del Kurdistán iraquí cifraba en 200.000 el número total de combatientes en el Estado Islámico.

En junio de 2014, la organización yihadista lanza una fuerte ofensiva contra los ejércitos de Siria e Irak apoderándose de ciudades iraquíes como Mosul y Tikrit; y el 3 de julio, se hacen con dos bastiones del Frente Al Nusra (Mayadin y Shuhail) en el este de Siria. A partir de este momento pasan a ser uno de los actores dentro del conflicto sirio y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos lo calificó como el "grupo más fuerte" dentro del país.

El Estado Islámico proclamó el 29 de junio de ese mismo año el 'Califato Islámico', y nombró califa a su líder Abú Bakr al Baghdadi, declarando así su territorio conquistado como estado independiente y reclamando a todos los musulmanes que le juren fidelidad. El grupo destacó por su brutalidad que empezó a hacerse conocida en todo el mundo por los vídeos que difundía cometiendo crímenes contra la humanidad, actos terroristas y destuyendo patrimonio cultural.

INTERNACIONALIZACIÓN DEL CONFLICTO

El 8 de agosto de 2014, Obama autorizó el bombardeo contra posiciones del Estado Islámico en Irak asegurando que la operación duraría "el tiempo que fuese necesario", aunque descartó el envío de tropas. El 23 de septiembre, debido a la importante presencia del grupo yihadista en Siria, Estados Unidos y sus aliados extienden sus bombardeos a territorio sirio.

El 30 de septiembre de 2015, Rusia se suma a los bombardeos contra el Estado Islámico en Siria para, según Vladimir Putin, "hacer frente a los terroristas y evitar que lleguen a Rusia". Sin embargo, estas declaraciones se pusieron en duda y grupos activistas y fuentes diplómaticas europeas aseguraron que el primer ataque ruso fue dirigido hacia zonas controladas por los rebeldes.

A pesar de que tanto Rusia como la coalición liderada por EEUU bombardean al Estado Islámico, no realizan ataques coordinados debido en gran medida a que ambos persiguen distintos intereses. Por un lado Putin defiende el régimen de Al Assad, ya que es un aliado de Rusia, mientras que Estados Unidos y sus aliados no aceptan el Gobierno sirio y apoyan a rebeldes y kurdos. De hecho tanto EEUU como los Veintiocho aprobaron entregar a los kurdos armas para poder hacer frente al EI.

CRISIS HUMANITARIA

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos es la principal organización que publica información y cifras sobre las consecuencias humanitarias que está causando el conflicto en Siria. Según esta organización no gubernamental con sede en Reino Unido, 250.124 personas han muerto desde el inicio de la guerra en marzo de 2011 hasta octubre de 2015. De ellas 115.627 son civiles, 41.201 son rebeldes y kurdos, 2.551 soldados y oficiales desertores, 37.010 combatientes del Estado Islámico, Frente al Nusra y otras facciones islamistas, 52.077 soldados del régimen, 35.235 combatientes de grupos afines al Gobierno como Fuerza de Defensa Nacional o Partido Social Nacionalista Sirio, 3.395 milicianos chiíes árabes y asiáticos, 971 combatientes de Hezbolá y 3.258 muertos sin identificar documentados por fotografías y vídeos del conflicto.

Hasta el 20 de noviembre de 2015, el Observatorio estima que, a causa de los bombardeos rusos, han muerto 403 civiles y 381 combatientes del Estado Islámico, Frente al Nusra, rebeldes y facciones islamistas. También calcula que en los últimos 13 meses 6.889 civiles han muerto y 35.000 resultaron heridos por los ataques del régimen sirio.

Los bombardeos realizados por la coalición que lidera EEUU han dejado 3.650 muertos desde que comenzaron en septiembre de 2014 hasta el mes pasado, de ellos 3.412 eran combatientes del Estado Islámico y Frente al Nusra.

Por su parte, el Estado Islámico, desde la proclamación del Califato hasta el 29 de octubre de ese año, ha ejecutado a 3.518 personas, de las que 1.910 eran civiles según apunta el Observatorio.

Fuera de Siria también se han notado las consecuencias humanitarias de la guerra, ya que millones de sirios se han visto obligados a huir del país. En septiembre, ACNUR calculaba que más de cuatro millones de refugiados habían huido a países cercanos, cuando en enero de 2012 sólo había registrados 95.000 refugiados. Entre abril y junio de 2015 se registraron en la Unión Europea 213.000 peticiones de asilo, un 85% más que el año anterior, donde Alemania, Austria y Hungría fueron los países que más peticiones recibieron.

LA 'RESPUESTA' DE DAESH

Los países que bombardean a Daesh, como se denomina ahora al Estado Islámico desde Occidente, en Siria e Irak están en el punto de mira de la organización yihadista. El atentado de Beirut, el ataque a un avión ruso lleno de pasajeros en el Sinaí o la cadena de atentados de París son consecuencia, para el grupo, de que Rusia y la coalición liderada por Estados Unidos intervengan sobre territorio sirio o iraquí. Daesh califica estos ataques como una 'venganza' y avisa de que aún le quedan lugares en los que atentar como Washington y Roma.

La unión de los países occidentales es aún mayor tras los atentados de París, donde incluso el presidente francés François Hollande, que ha intensificado los bombardeos, ha conseguido llegar a un acuerdo con Putin para llevar a cabo ataques de forma coordinada contra Daesh. La participación de España en los bombardeos contra el grupo es aún desconocida y el Gobierno de Mariano Rajoy todavía no se ha posicionado aunque sí ha dicho que "hay que esperar" a que Francia concrete que tipo de ayuda quiere para combatir a Daesh.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies