Amnistía acusa a Malabo de aprovechar un "infortunado incidente" para "castigar" a Wenceslao Mansogo

Actualizado 11/05/2012 12:10:26 CET

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha calificado de "injustificada" la condena impuesta al médico y dirigente de la formación opositora legal ecuatoguineana Convergencia para la Democracia Social (CPDS), Wenceslao Mansogo, y ha lamentado que el régimen de Teodoro Obiang Nguema haya aprovechado un "infortunado incidente", como fue la muerte de una paciente, para "castigar" a Mansogo "por su labor como activo defensor de los Derechos Humanos y activista político".

Un tribunal de primera instancia de Bata, capital económica de Guinea Ecuatorial (región continental), ha condenado esta semana a tres años de prisión a Wenceslao Mansogo por "negligencia profesional" en relación con la muerte de una paciente en su clínica privada. La sentencia condena también a seis meses de prisión menor a la anestesista Asunción Asumu.

El Gobierno guineano ha asegurado que el juicio se llevó a cabo en el marco de la "independencia garantizada del sistema judicial" y ha asegurado que, "pese a las proclamas del partido CPDS y de otras críticas al respecto, el caso ha surgido a partir de una acusación totalmente particular y privada procedente de la familia de la paciente fallecida".

"La organización le considera preso de conciencia, cuya detención arbitraria y condena injusta han tenido motivación política con el fin de silenciarlo y castigarlo por sus constantes críticas a la política del Gobierno", aseveró la organización en un comunicado, en el que ha reiterado su llamamiento a favor de la "excarcelación inmediata e incondicional de Wenceslao Mansogo Alo".

Mansogo fue detenido el pasado mes de febrero, tras lo cual Amnistía Internacional y Human Rights Watch emitieron una declaración conjunta en la que pedían su "libertad inmediata e incondicional", por considerar "que esta detención tuvo motivación política y que no había pruebas que justificaran su reclusión".

Según AI, un mes después de la detención, Wenceslao Mansogo Alo fue acusado formalmente de negligencia profesional y de profanación de un cadáver. "Sin embargo, el segundo cargo fue retirado posteriormente" por falta de pruebas periciales "y se le procesó por negligencia profesional", prosiguió.

"El enjuiciamiento se basó en acusaciones infundadas y en el informe de un examen físico médico del cadáver realizado por el ministro de Sanidad el 10 de febrero", en el que se indicaba que la paciente había muerto de un ataque al corazón causado por la mala administración de la anestesia, continuó AI.

"Wenceslao Mansogo Alo no era el responsable de la anestesia", tal como confirmadon dos médicos que comparecieron como testigos de la acusación y que, además, declararon que el método y la dosis de anestesia administrada eran compatibles con las prácticas médicas aceptadas para ese tipo de operación y las características de la paciente, precisó la organización.

"En el juicio, celebrado los días 4 y 5 de abril, la acusación no presentó ninguna prueba que sustentara los cargos de negligencia profesional contra Wenceslao Mansogo Alo", denunció Amnistía. "Al parecer, las autoridades aprovecharon el infortunado incidente para castigar a Wenceslao Mansogo por su labor como activo defensor de los Derechos Humanos y activista político, sin basarse en hechos", agregó.

IRREGULARIDADES PROCESALES Y RETRASOS

Por otra parte, prosiguió AI, "ciertas irregularidades procesales cometidas durante el periodo de prisión preventiva de Wenceslao Mansogo Alo también parecen apuntar a la motivación política, como los retrasos no explicados del juez instructor y del tribunal de apelación en tramitar las solicitudes y recursos formulados por los abogados de la defensa contra la detención injustificada".

Aunque no había ninguna acusación formal contra él, "el juez instructor legalizó su detención al considerar que podría haberse cometido un delito, basándose únicamente en una acusación infundada de la familia de la fallecida y en el informe de un examen físico del cadáver", indicó Amnistía. "Además, contrariamente a lo que establece la legislación ecuatoguineana, el juez denegó la libertad bajo fianza", denunció.

El juez de instrucción, según AI, no tramitó la solicitud presentada el 14 de febrero por el abogado defensor de que revisara su decisión, basada en que no se había cometido ningún delito, "en el plazo de tres días que establece la ley". Posteriormente, el tribunal de apelación tampoco respondió en plazo a una apelación contra la detención de Wenceslao Mansogo Alo, según la organización.

Además, el tribunal debe dictar sentencia e imponer condena en el plazo de tres días tras la conclusióndel juicio. "Sin embargo, la sentencia y la condena no se dieron a conocer hasta el 7 de mayo, justo un mes después de que finalizara el juicio, excediéndose así del plazo prescrito", aseguró Amnistía.

En su comunicado, Amnistía Internacional recordó que, "desde hace muchos años", ha documentado casos de juicios de motivación política y ha expresado su preocupación por la falta de independencia e imparcialidad del poder judicial de Guinea Ecuatorial, cuya Constitución establece que el "primer magistrado de la Nación" es el presidente de la República y cuyos jueces "no gozan de inamovilidad en el cargo y son nombrados o cesados por el presidente, a voluntad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies