El Gobierno en el Exilio, de Severo Moto, denuncia la "política de alabanzas" de España hacia Obiang

Actualizado 02/02/2006 11:20:00 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El autoconstituido Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio, con sede en Madrid y presidido por Severo Moto, denunció hoy la "política de alabanzas" del Gobierno español hacia el régimen ecuatoguineano y exigió que España "condene el terrorismo de Estado y la dictadura" del presidente Teodoro Obiang Nguema, según indica un comunicado difundido hoy con motivo de la reunión que mantendrán este mediodía en Madrid el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, y su homólogo ecuatoguineano, Pastor Michá.

"Por más que se insista desde todos los organismos internacionales en defensa de los Derechos Humanos, por más que insistan los medios de comunicación de todo el mundo, aunque varios Gobiernos democráticos hayan arrinconado al dictador Obiang, el Gobierno español sigue con su política de alabanzas hacia el dictador Obiang, calificando como de alto interés el restablecer unas relaciones 'diplomáticas', rotas, dicen, por culpa de Severo Moto", comienza el comunicado.

La reunión entre Moratinos y Michá será el primer contacto entre ambos responsables desde que el Gobierno español revocó, el pasado 30 de diciembre, el asilo político de que disfrutaba Severo Moto, acusado de participar en varias intentonas golpistas en su país natal.

"Por más que se haya insistido, desde el Gobierno en el Exilio volvemos a pedir al Gobierno español que haga gala de los principios que lo sustentan y condene el terrorismo de Estado, la dictadura, y las aberraciones físicas y psicológicas de Obiang Nguema contra el pueblo guineoecuatoriano", prosigue.

"Hoy jueves, el ministro Moratinos, responsable de Exteriores del Gobierno español y responsable de la imagen de los españoles ante el mundo, recibirá en aras de gran cordialidad al señor Pastor Michá, alto dirigente de la dictadura y cómplice del dictador en los atropellos contra el pueblo y contra los Derechos Humanos y la dignidad de las personas", concluye el comunicado.