HRW denuncia que la política de Obiang es la propia de "un dictador decidido a mantenerse en el poder"

 

HRW denuncia que la política de Obiang es la propia de "un dictador decidido a mantenerse en el poder"

Actualizado 25/11/2009 14:51:07 CET

La organización expresa sus "serias dudas" sobre la "credibilidad" de las próximas elecciones presidenciales

NUEVA YORK, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) expresó este miércoles sus "serias dudas acerca de la credibilidad de las próximas elecciones presidenciales" en Guinea Ecuatorial y advirtió de que, aunque el presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo se ha mostrado "comprometido con el Estado de derecho", sus acciones "siguen siendo las de un dictador decidido a mantenerse en el poder y controlar los fondos provenientes de los recursos petrolíferos del país".

"Es probable que el presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, quien ha dirigido a este país de África occidental con abundantes recursos petrolíferos desde que tomó el poder en un golpe de Estado en 1979, triunfe fácilmente en las elecciones presidenciales programadas para el 29 de noviembre de 2009", afirmó la organización en un comunicado.

"El presidente Obiang afirma estar comprometido con el Estado de derecho", pero "sus acciones siguen siendo las de un dictador decidido a mantenerse en el poder y controlar los fondos provenientes de los recursos petrolíferos del país", señaló el director del Programa de Negocios y Derechos Humanos de Human Rights Watch, Arvind Ganesan.

Según la organización, el Gobierno de Guinea Ecuatorial "es uno de los más corruptos y abusivos del mundo". "En las últimas semanas, ha oprimido y hostigado a una oposición política que se encuentra asediada, le ha impedido el acceso igualitario a los medios de comunicación y no ha establecido pautas claras para permitir que los observadores y periodistas internacionales supervisen las elecciones", prosiguió.

Según HRW, "si bien el presidente Obiang ha declarado que Guinea Ecuatorial es 'una autentica democracia', en realidad el partido gobernante, el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), detenta el monopolio de la actividad política". "Sólo dos de los otros cuatro partidos políticos que postularon candidatos para las próximas elecciones presidenciales, la Convergencia para la Democracia Social (CPDS) y la Unión Popular (UP), se oponen abiertamente al partido gobernante y a Obiang", aseguró.

"MÁS DEL 97 POR CIENTO DE LOS VOTOS"

"La falta de transparencia de las elecciones se hizo aun más evidente después de las declaraciones formuladas el 22 de noviembre por Obiang, quien manifestó a sus partidarios que triunfaría en la reelección 'con más del 97 por ciento de los votos'", recordó la organización. "Las elecciones anteriores siguieron un patrón similar: Obiang ganó la última elección presidencial, en 2002, con el 97,1 por ciento de los votos; y su partido obtuvo victorias abrumadoras en 2004 y 2008, en las cuales ganó 98 y 99 escaños legislativos, respectivamente, sobre un total de 100", añadió.

Estas elecciones, según HRW, "estuvieron afectadas por graves irregularidades". Durante la campaña de 2008, que "se desarrolló en un marco de mayor libertad que las anteriores", existió "una fuerte presencia de las fuerzas militares y del personal de seguridad en las calles de las principales ciudades, se aplicaron restricciones a la libertad de circulación, se hostigó a opositores y votantes, se restringió el acceso de los periodistas internacionales y se constataron numerosas irregularidades en los centros de votación", agregó.

"Las elecciones de este mes se producen en un momento clave para un país cuya riqueza está siendo malgastada por el presidente, sus familiares y socios", afirmó Ganesan. "Esta habría sido una oportunidad importante para rendirle cuentas al pueblo, pero el Gobierno está garantizando que no se cumplan los requisitos básicos para unas elecciones libres y transparentes", manifestó.

Asimismo, advirtió, "no existen organismos independientes ni imparciales en Guinea Ecuatorial que supervisen el proceso electoral o reciban denuncias vinculadas con las elecciones, lo que suscita serias dudas sobre si existen las condiciones para una votación verdaderamente libre y justa". "La Junta Electoral Nacional está controlada por el partido gobernante y está bajo la dirección del ministro del Interior de Obiang, un destacado miembro de su partido", aseveró.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies