Guterres apela a las partes en Yemen a negociar "sin demora" una solución política al conflicto

Personas caminan entre los restos de una casa destruida en Saada
REUTERS / NAIF RAHMA - Archivo
Publicado 03/04/2018 12:03:04CET

El CICR y el NRC defienden que los yemeníes además de dinero necesitan que se respeten las leyes de la guerra en el conflicto

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha apelado este martes a las partes enfrentadas en Yemen a buscar una solución política que ponga fin a un conflicto que se encuentra ya en su cuarto año y que ha dejado a 22 millones de personas necesitadas de ayuda, lo que constituye la mayor crisis humanitaria actual.

"Esta guerra está causando un sufrimiento humano enorme para algunas de las personas más pobres y vulnerables en el mundo y no hay soluciones humanitarias para las crisis humanitarias", ha advertido Guterres en su intervención en la conferencia de donantes que se celebra este martes en Ginebra.

"Un arreglo político negociado mediante un diálogo intrayemení inclusivo es la única solución", ha defendido el máximo responsable de la ONU, apelando a "todas las partes a implicarse con mi nuevo enviado especial, Martin Griffiths, sin demora". Guterres se ha dirigido con sus palabras al Gobierno yemení, que cuenta con el respaldo de una coalición militar que encabeza Arabia Saudí, y a los rebeldes huthis, con respaldo de Irán, enfrentados desde hace más de tres años.

En su mensaje en este mismo foro, el ministro de Exteriores yemení, Abdel-Malek al Mejlafi, ha llamado a una vuelta a la mesa de negociaciones para poner fin a la guerra. "Necesitamos encontrar la solución ideal que es una vuelta a la mesa de negociaciones, poner fin a la guerra, volver a un sistema sostenible apoyado por los yemeníes", ha afirmado, según la agencia Reuters.

SITUACIÓN CATASTRÓFICA

El secretario general de la ONU ha reconocido que "la situación actual en Yemen es catastrófica" como lo demuestra el hecho de que "tres cuartas partes de la población necesitan ayuda humanitaria y protección" y 8,4 millones de yemeníes estén a un paso de la hambruna, mientras que millones más no tienen acceso a agua potable.

A esto se suma que dos millones de niños no van a la escuela y que la mitad de las instalaciones sanitarias han sido cerradas o no funcionan adecuadamente. Además, ha indicado, "se está reclutando a la fuerza a niños para combatir", han aumentado los matrimonios infantiles y tres cuartas partes de los dos millones de desplazados son mujeres y niños.

Pero, "con apoyo internacional, podemos y debemos evitar que este país se convierta en una tragedia a largo plazo", ha aseverado. En este sentido, ha instado a mantener los puertos de Yemen abiertos a la ayuda humanitaria y los envíos comerciales, especialmente de alimentos, medicinas y combustible. "El aeropuerto de Saná también es vital y debe permanecer abierto", ha subrayado. Igualmente, ha añadido, "es vital ofrecer acceso humanitario seguro, sin restricciones y sin obstáculos a todas las partes del país".

A este respecto, el ministro de Exteriores yemení ha asegurado que el Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, que vive exiliado en Riad, pretende "abrir el acceso a los puertos y aeropuertos" a los suministros humanitarios.

La cita de este martes en Ginebra busca reunir los 3.000 millones de dólares solicitados por la ONU para cubrir las necesidades en Yemen. Según ha explicado Guterres, actualmente ya se han conseguido compromisos por el 40 por ciento de dichos fondos, después de que Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos --países miembros de la coalición militar-- hayan comprometido 930 millones de dólares.

HACE FALTA MÁS QUE DINERO

Por su parte, el director de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para Oriente Próximo, Robert Mardini, ha advertido de que solo con dinero no se resolver la grave crisis humanitaria que atraviesa el país, que ya era uno de los más pobres del mundo antes del conflicto, sino que también hay que asegurarse que las armas que se exportan a los países que participan en el conflicto no son usadas en el mismo.

"Nuestro mensaje a los países que apoyan a las partes en el conflicto, a los bandos enfrentados en Yemen, y hay muchos: tienen que vincular su apoyo a condiciones claras de respeto de las leyes de la guerra", ha sostenido Mardini.

El responsable del CICR ha defendido que esto es de una "importancia crítica" teniendo en cuenta la existencia de "transferencias de armas", "algo normal en un conflicto", pero que en el caso de Yemen "esas transferencias de armas deberían venir acompañadas de condiciones claras de que los civiles deberían ser protegidos y los hospitales no deberían ser atacados". "En resumen, no deberían haber apoyo sin cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario", ha sostenido Mardini.

Asimismo, el CICR ha recordado a todas las partes enfrentadas que si se cumplen las reglas básicas de la guerra, parte de la destrucción de Yemen podría evitarse y los civiles sufrirían menos. "Dejad de atacar hospitales, dejad de atacar barrios civiles", ha reclamado Mardini en un comunicado previo a la conferencia. "Dejad los disparos de artillería, dejad de atacar al personal sanitario. Todo esto reducirá las necesidades", ha defendido.

"Las necesidades urgentes de las familias disminuirían, al igual que las enfermedades, la malnutrición y la muerte de civiles, si se observaran los principios fundamentales del Derecho Internacional Humanitario", ha incidido Mardini. "Confrontada a una escasez de víveres y medicamentos, la sociedad yemení sucumbe a una muerte lenta. Nos hallamos ante una situación cuya gravedad es indescriptible", ha añadido.

CADA VEZ MÁS NECESITADOS DE AYUDA

En la misma línea se ha expresado el secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), Jan Egeland. "Cada vez más personas necesitan una asistencia que es cada vez más difícil de ofrecer", ha lamentado en un comunicado con motivo de la cita de Ginebra.

"Necesitamos más que dinero solo, necesitamos ayuda para garantizar que podemos ofrecer la ayuda crítica donde es más necesaria", ha sostenido Egeland. "Por encima de todo, necesitamos que haya un fin en la duplicidad de los países que comercian con armas y bombas que se usan contra civiles yemeníes mientras se promete dinero en un intento por mantenerlos con vida", ha denunciado, en una aparente alusión a países como Arabia Saudí y Emiratos.

"El mundo tiene una responsabilidad con el pueblo de Yemen y debe comprometerse generosamente con esta respuesta humanitaria", ha defendido Egeland, recalcando que "la comunidad internacional puede y debe ofrecer más que solo dinero".

"Yemen necesita pasos para mantener los puertos abiertos, restaurar los servicios públicos y hacer posible el acceso humanitario. Solo con un liderazgo consciente pondremos fin a esta catástrofe obra del hombre en Yemen", ha prevenido.